Guillermo Navarro

Guerra de cifras entre Ayuntamiento y Comunidad por Madrid Central

Sabanés destaca que bajó un 30% el tráfico en Gran Vía y Rollán critica que la calidad del aire en Centro empeoró un 63%

MadridActualizado:

Apenas diez días después de que entrase en vigor Madrid Central, con el objetivo de luchar contra la contaminación, la batalla se ha desviado hasta el terreno de lo meramente político. Por un lado, el gobierno de Manuela Carmena realizó ayer un balance triunfalista y ausente de autocrítica. Destacó la disminución del tráfico tanto en el interior del área limitada como el escaso impacto en las zonas fronterizas y el aumento de los viajes en autobuses municipales. Por otro lado, el Ejecutivo autonómico se negó a felicitar al Consistorio y criticó el empeoramiento de la calidad del aire en el distrito Centro.

En concreto, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, destacó el aumento de una media de 100.000 viajeros más al día en EMT. También indicó que aumentaron los usuarios de Bicimad en el interior y el perímetro de Madrid Central en torno a un 20 por ciento, en comparación con el mismo periodo del año pasado.

De todas las calles analizadas, el Consistorio destaca que en la Gran Vía disminuyó la intensidad del tráfico un 30,48 por ciento con respecto a 2017. Aunque durante el puente de la Constitución sí que se registró un aumento del 3,7 por ciento en la gran arteria. Donde se notó mayor incidencia, siempre según los datos municipales, fue en la M-30, donde hubo un aumento de la intensidad del 1,6 por ciento.

Sin embargo, para el vicepresidente de la Comunidad, Pedro Rollán, la puesta en marcha de Madrid Central generó un «caos monumental». Además, subrayó ayer que la calidad del aire ha empeorado un 63 por ciento en la última semana, de acuerdo con los datos recabados por las estaciones de medición instaladas en la plaza del Carmen y en plaza de España. A su juicio, la medida es una «cuestión puramente ideológica» que se ha llevado a cabo de «manera improvisada» y se tendría que haber activado después de aportar soluciones.

Esas alternativas son las que esperan encontrar las 80 entidades incluidas en la plataforma de afectados por Madrid Central. Según una encuesta realizada por esta agrupación, uno de cada seis madrileños afirman que visitarán menos el distrito por culpa de las restricciones. El próximo jueves se reunirán con la alcaldesa para trasladarle que entre los puntos negativos, los encuestados subrayan el aumento del precio de los aparcamientos, la desaparición del comercio y la hostelería tradicional y la incomodidad que supone para visitar el centro.

Para tratar de echar por tierra las críticas de Rollán, la directora de general Medio Ambiente y Movilidad, Paz Valiente, recalcó que los datos de contaminación hay que analizarlos «en series mucho más largas». Prueba de ello, es que en 2018 solo ha habido cinco episodios de alta polución frente a las 15 del año pasado.