Martínez Vidal, frente al logo del Partido Popular
Martínez Vidal, frente al logo del Partido Popular - ABC

Vox ficha al concejal que diseñó la «gaviota» del PP

Martínez Vidal deja el grupo de Almeida en el Ayuntamiento de Madrid tras ofrecerle un puesto bajo en la lista

Actualizado:

La maniobra de Vox de apurar hasta el último minuto el tiempo legal para presentar sus listas electorales le está sirviendo para rescatar a valores del Partido Popular que por exigencias del guión no han encontrado o no les han cortado un traje a medida dentro de sus filas. Fernando Martínez Vidal (Sevilla, 1966), el concejal que colocó la bandera de España más grande del país en la plaza de Colón, es el último fichaje que pretende sumar SantiagoAbascal a la candidatura de Javier Ortega Smith en el Ayuntamiento de Madrid. Este lunes se despejará la incógnita de si el actual edil del PP en el Consistorio, afiliado desde hace 41 años a las siglas de Génova, tiende la mano al partido subsidiario o si definitivamente deja la política y se dedica a su profesión, la publicidad. Para los populares, queda claro, ya no prestará sus servicios.

Martínez Vidal no es conocido fuera del ámbito municipal, donde ha desarrollado el grueso de su trayectoria política desde 1991 –cuando lo fichó Esperanza Aguirre como asesor–, pero es el artífice del logotipo del PP. En enero de 1989, cuando Manuel Fraga refundó Alianza Popular rebautizándolo con su nombre actual –tras las continuas victorias que el Partido Socialista había cosechado en las elecciones de 1982 y 1986–, este hombre, técnico de publicidad de profesión, propuso de forma altruista al presidente el boceto de un logo con un ave volando, un charrán, reflejo de libertad, para hacer frente al puño y la rosa de Felipe González. A Fraga le encantó el dibujo porque le recordaba a las gaviotas que veía en Perbes, donde residía, así que dio la bendición al que hoy es uno de los ediles del PP con más trayectoria en el Ayuntamiento. Su carrera en la Administración municipal termina este año, y no porque no le hubiera gustado mantenerse, sino porque el puesto que le habían reservado le dejaba previsiblemente fuera del equipo.

El candidato a la Alcaldía de Madrid por el PP, José Luis Martínez-Almeida, contaba con Martínez Vidal en su lista electoral, pero como número 18, tal y como le propuso el pasado miércoles, una posición fronteriza hacia el vacío, ya que no se prevé, según las últimas encuestas, que los populares lleguen a alcanzar ese número de escaños en la capital. Para Martínez-Vidal, cuyo nombre se imprimió por primera vez en una papeleta en el año 95, la oferta le resultó desalentadora y la declinó, acudiendo al rescate Abascal, íntimo amigo suyo. Este concejal, además, fue de los ocho que mostraron su apoyo a Henríquez de Luna cuando el grupo tuvo que elegir a su portavoz tras la dimisión de Aguirre en abril de 2017.