Los expresidentes Leguina, Gallardón, Aguirre y González, con Cifuentes en el centro
Los expresidentes Leguina, Gallardón, Aguirre y González, con Cifuentes en el centro - JAIME GARCÍA
Comunidad

Cifuentes, «sin prisa» para aprobar el estatuto de los expresidentes

La demora solo afecta a Ignacio González, sin sueldo público desde enero por la extinción del Consejo Consultivo

MADRIDActualizado:

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, admite no tener ninguna prisa para aprobar el estatuto de los expresidentes, por el que se regularán las condiciones que asisten a los mandatarios autonómicos cuando dejan el cargo. Se trata básicamente, como avanzó ABC, de asegurar un salario de hasta el 90% de su sueldo oficial de gobernante, durante dos años. Sin despacho, ni coche, ni personal a su cargo. Cifuentes defiende este estatuto como «una salida digna» para los expresidentes, toda vez que se suprime el Consejo Consultivo regional, en el que tenían opción a un puesto vitalicio dotado con un salario de 100.500 euros brutos al año, oficina, secretaria y chófer. El único que puede acogerse a la nueva prerrogativa por hallarse en el periodo cubierto de dos años tras el fin de su mandato es Ignacio González.

El Consejo Consultivo fue derogado el 23 de diciembre por la Asamblea, pero sin que se haya tramitado aún el estatuto de expresidentes. El Gobierno quiso aprobarlo en paralelo, pero aún no ha logrado el consenso deseado con el resto de grupos, por lo que su aprobación se ha aplazado. Los socialistas condicionaron su voto a que Podemos esté de acuerdo. Pero el grupo de José Manuel López exige que la Asamblea fiscalice la agenda diaria del expresidente que reciba sueldo público; el PP se opone a un control tan severo. Ciudadanos sí está a favor del sueldo durante dos años. «Se está negociando con el resto para sacar una norma con amplio consenso. Lo aprobaremos si hay acuerdo. No es una cuestión prioritaria. No lo es ni para los madrileños ni para nadie», afirmó ayer Cifuentes a los periodistas en Sol.

El aplazamiento del estatuto de expresidentes afecta directamente a Ignacio González, quien se incorporó en julio al Consejo Consultivo aun conociendo los planes de Cifuentes de suprimir «cuanto antes» este órgano; soliviantando así a la nueva presidenta de la Comunidad. El Gobierno calcula que el fin del Consejo Consultivo supone un ahorro de 3,5 millones a las arcas públicas. El gasto en personal –44 puestos– era de 2,3 millones.

El estatuto prevé, además, el reconocimiento honorífico a los expresidentes, que recibirán siempre el tratamiento formal de presidentes y serán distinguidos con la Medalla de Oro de la Comunidad. Ignacio González es el único que aún no la tiene.