Jóvenes bebiendo y lateros el pasado sábado en la plaza del Dos de Mayo
Jóvenes bebiendo y lateros el pasado sábado en la plaza del Dos de Mayo - ABC

«Botellódromo» sin control en la plaza del Dos de Mayo

Malasaña vuelve a ser una ciudad sin ley para «lateros» y todo el que quiera beber sin que la Policía actúe

MADRIDActualizado:

Pasan de las seis de la tarde y la plaza del Dos de Mayo empieza a hervir. El epicentro del barrio de Malasaña ya huele a alcohol y a orines con el sol aún resplandeciente. Ya no hace falta esperar a que llegue la noche para que aquello se convierta en una bacanal de alcohol y porros. Y todo, ante el pasotismo municipal y una Policía escasa y que tiene las manos atadas. Los vecinos, a todo esto, se quejan sin que nadie les atienda.

La llegada del buen tiempo es sinónimo de «botellón», y lo que se vivió el sábado en esta zona del centro de Madrid fue un espectáculo «bochornoso» e «infernal» para quienes allí residen. Cientos de personas, la mayoría jóvenes, se arremolinaban en grupos, por toda la plaza, de pie pero también tirados en el suelo, litrona en mano. Y sin que nadie les dijera nada. La zona ha pasado de la fiesta «Pinta Malasaña» de días antes a quedarse aún más deteriorada de lo habitual. Y, por supuesto, la tribu de «lateros» chinos, indios y bengalíes aprovechaban tal acumulación de clientela para hacer su agosto en pleno mes de abril.

Un vecino del barrio lo resume así: «La situación es la vuelta del botellón al no tomar ninguna actuación preventiva. Dejan se acumule la gente sin ninguna actuación. Se llena la plaza de gente bebiendo alcohol, dejando todo lleno de botes, botellas y vasos. Y de meadas y gente borracha».

Terrazas ilegales

Otro residente alude, además, una problemática añadida: «Hay terrazas de locales con abundante ocupación ilegal del espacio», contraviniendo la ordenanza al respecto, más restrictiva, que redactó el actual Gobierno, de Ahora Madrid.

Otro vecino, allí presente, explicaba el mismo sábado: «Hay un coche de Policía Municipal con dos agentes dentro que no salen porque no pueden hacer nada, dado el volumen de gente. Lo único que puede pasar es que encima tengan problemas».

Los policías habían llamado a la central para pedir refuerzo, «y nada de nada». «Si telefoneas al 092, te indican que, si ya hay un coche, ellos saben lo que tienen que hacer. Es completamente alucinante. No es el primer día y, con este caos, no será el último», insisten en el barrio. A ello hay que añadir que, al detraer efectivos de los distritos para el dispositivo para la final de la Copa del Rey, el sábado, los barrios quedaron esquilmados de policías municipales.

El deterioro de Malasaña no cesa. Hay «botellón», una suciedad extraordinaria pero es que, asimismo, el pavimento de enclaves como la propia plaza del Dos de Mayo está en una situación de abandono. No son pocas las caídas que se producen prácticamente a diario de viandantes que pasan por allí.

El concejal presidente de Centro, Jorge García Castaño, anunció el pasado viernes una inversión de 200.000 eurospara adecentar Dos de Mayo. Algo que no casa con que se siga permitiendo el vandalismo y el botellón.