La bancada socialista, en un Pleno del Parlamento
La bancada socialista, en un Pleno del Parlamento - MIGUEL MUÑIZ
GALICIA

El PSOE aboga por retomar la senda del bipartito en materia lingüística

Llaman a derogar el actual decreto para el plurilingüismo y «recuperar el consenso» plasmado en el texto de 2007, que abría la puerta a la inmersión

SANTIAGOActualizado:

El PSOE quiere retomar la senda del bipartito en materia lingüística. Este martes, en el Pleno del Parlamento, los socialistas han abogado, a través de una enmienda a la Proposición no de ley presentada por el BNG, que aspira a derogar el Decreto 79/2010 (para el plurilingüismo en la enseñanza no universitaria), a que «antes del curso 2020/21», se publique «un nuevo decreto que establezca el papel de la lengua gallega en el sistema educativo acorde con la línea de consenso iniciada en el Plan Xeral de Normalización da Lingua Galega y plasmado en el Decreto 124/2007».

El BNG, que ha rechazado la enmienda -el PSOE pedirá votación por puntos-, iba más allá en su PNL, en línea con el proyecto de ley de normalización lingüística que ya presentaron el pasado mes de junio, que en su día apoyó el PSdeG y que fue rechazado en la Cámara por la mayoría del Partido Popular. De nuevo, en Educación Infantil los nacinalistas quieren un mínimo del tercio del horario semanal en gallego donde la lengua predominante sea el castellano, con vistas a ir aumentando ese porcentaje progresivamente. En Primaria, Secundaria y FP, abogan por establecer un mínimo del 50% de la docencia en gallego, sin fijar topes y sin mencionar el castellano.

El Bloque también defiende «desarrollar programas experimentales en gallego para castellanohablantes, asegurando su rigor pedagógico, así como su seguimiento y evaluación», en la etapa infantil, a partir del «proceso de sustitución lingüística» del gallego por parte del castellano del que acusan al PP. Desde el PSOE se ha replicado que les «ofece alguna duda lo que plantean ustedes en educación infantil», y de ahí la enmienda, que busca «recuperar ese contexto que existía de consenso» y que, según Luis Álvarez, «también abarcaba al PP», al que ha acusado de haberse echado atrás.

«Galicia es un territorio, una comunidad, una nacionalidad histórica bilingüe. Las lenguas no son un problema como nos quiere hacer ver el BNG», replicaron los populares por medio de Sandra Vázquez. «Frente al monolingüismo empobrecedor estará siempre el bilingüismo cordial. Deje que los gallegos decidan cómo, dónde y cuándo quieren gallego».

Decreto de 2007

Ahora, a un año de las elecciones autonómicas de 2020, el partido que lidera Gonzalo Caballero llama a retomar el «consenso» y disponer de un «nuevo decreto» en la línea del aprobado con la firma del entonces presidente de la Xunta, el socialista Emilio Pérez Touriño. Aquel texto normativo determinaba que, en Educación Infantil, «el profesorado usará en la clase la lengua materna predominante entre el alumnado, tendrá en cuenta la lengua del entorno y cuidará, que el alumnado adquiera, de forma oral y escrita, el conocimiento de la otra lengua oficial de Galicia».

«En el caso de entornos castellano hablantes, la utilización en esta etapa de la lengua gallega cómo lengua de comunicación y enseñanza, será como mínimo igual a la de la lengua castellana», añadía. «Se fomentará la adquisición progresiva de la lectura y de la escritura en gallego, en el sentido de que este se convierta en el idioma base del aprendizaje», incidía. Y aún sumaba: «La lengua materna predominante será determinada por el claustro».

En Primaria, se establecían las materias que debían impartirse «obligatoriamente en gallego»: «las áreas de matemáticas, conocimiento del medio natural, social y cultural y educación para la ciudadanía y derechos humanos». Mismo procedimiento en Secundaria obligatoria: «ciencias de la naturaleza, ciencias sociales, geografía e historia, matemáticas y educación para la ciudadanía. Cuando la materia de ciencias de la naturaleza se desdoble en biología y geología por un lado, y física y química por otro, ambas materias se impartirán en gallego».

Finalmente, el texto consignaba: «En el bachillerato el alumnado recibirá por lo menos, el 50% de su docencia en gallego». En global, el decreto abría la puerta a la inmersión y a reducir gradualmente la presencia del castellano en las aulas. Ya con Alberto Núñez Feijóo en la presidencia de la Xunta, el Decreto de 2010, en vigor, garantizó que, inglés o francés aparte, los idiomas cooficiales convivirán al 50%. La posición centrada que molesta a los extremos.