Reunión de este lunes entre la Consellería y los representantes de los colegios médicos
Reunión de este lunes entre la Consellería y los representantes de los colegios médicos - XUNTA
Nuevo contrato de sustitución

«No podemos aprobar que un médico de guardia de noche no libre al día siguiente»

Los colegios médicos respaldan el nuevo contrato eventual de continuidad, pero marcan sus líneas rojas. Confían en que la aplicación caso a caso garantice una ámbito territorial razonable para el profesional. Echan en falta una organización reglada y transparante de las prolongaciones de jornada y las intersustituciones, y sus compensaciones asociadas

Actualizado:

El nuevo contrato aprobado por la Consellería de Sanidade para mejorar las condiciones de los médicos sustitutos que cubren ausencias en la Atención Primaria supone un paso adelante respecto a la situación de partida, pero con aspectos inaceptables para los representantes de los colegios médicos. «Apoyamos el contrato eventual de continuidad; es una medida que habíamos pedido hace años y siempre es mejor tarde que nunca. Es mejor que el encadenamiento de contratos de días o semanas, estamos de acuerdo, pero tenemos dos objeciones importantes», sostiene José Luis Jiménez, presidente del colegio médico de Orense y del consejo gallego de colegios médicos. La primera de esas «líneas rojas», apunta el representante profesional, se refiere a la negativa de la Administración a garantizar el derecho a libranza del profesional tras una guardia de noche en un PAC. «No podemos entender que un médico que está durante toda la noche haciendo una guardia luego no la libre, porque es muy probable que las condiciones no sean las adecuadas para hacer una consulta del día siguiente después de estar toda la noche sin dormir», expone Jiménez. El argumento, indica, es válido siempre, incluso en el escenario actual, en el que las guardias en los PAC son voluntarias para los médicos de familia que ejercen en los centros de salud, pero con más razón, incide, en el nuevo escenario abierto por la nueva modalidad de contrato de continuidad, en la que la realización de guardias en PAC pasa a ser obligatoria para los médicos sustitutos (un promedio de dos al mes, según el documento pactado en mesa sectorial con CESM-O'Mega, Satse, CSI-F y UGT).

La segunda objeción apuntada a la Consellería por los representantes de los colegios de Orense, La Coruña y Lugo (el presidente de Pontevedra se ausentó por razones personales) en la reunión de este lunes se refiere al ámbito territorial de prestación de servicios al que quedará adscrito el facultativo mediante el nuevo contrato. Según el documento aprobado, el médico cubrirá de modo flexible las ausencias generadas en «dos o más centros del mismo distrito sanitario» y, «sólo excepcionalmente, cuando así se justifique específicamente por razones geográficas y del número de personal del centro, se podrá contemplar la realización de funciones en un único centro del distrito». Para los colegios, apunta José Luis Jiménez, la filosofía debería ser la contraria, primando la existencia de un único centro de referencia que dé establidad al profesional y sensación de pertenencia a un equipo, y reservando la «excepcionalidad» a la prestación en dos o más centros, allí donde esté justificado por el reducido tamaño de los mismos. En este caso, apunta el portavoz profesional, existe el compromiso de la Consellería de que el desarrollo caso a caso de los nuevos contratos a nivel de cada gerencia vigile la racionalidad de los ámbitos territoriales asignados a cada profesional, manejando un radio de referencia de 50-60 kilómetros. Este aspecto quedó asegurado en el caso de la sanidad vasca (que ha servido de inspiración al Sergas en la implantación del nuevo contrato) de modo que, salvo excepciones, el médico sustituto adscrito a este contrato flexible sólo pueda prestar servicio en un único centro cuando este se componga por diez o más profesionales.

Por tanto, resume Jiménez, «estamos de acuerdo con el contrato, pero con una línea roja respecto a la libranza de las guardias, y en actitud de espera confiada respecto a la limitación de los ámbitos geográficos en el desarrollo de los contratos». «Confiemos en que se mejore, porque todos queremos que este contrato sea un éxito, que nos ayude a fidelizar profesionales y, si es posible, a atraer médicos de otros territorios», señala el presidente de los colegios médicos gallegos.

Al margen del contrato eventual de continuidad, el portavoz profesional advierte sobre el aparente olvido en las medidas abordadas por Sanidade para la mejora de Atención Primaria de un «aspecto capital» a juicio de los colegios. Se trata, indica José Luis Jiménez, de la necesidad de afrontar una organización estructurada de las prolongaciones de jornada e intersustituciones que los facultativos realizan para cubrir ausencias de compañeros, revisando también los complementos salariales asociados. Una cuestión, apunta, que hasta la fecha se lleva a cabo de modo variable, sin un criterio único y con poca supervisión (en País Vasco, ejemplifica, sí se ha fijado por ejemplo un número máximo de pacientes, 45, a atender en el cómputo de la jornada propia más la prolongada). «No vemos avances en este aspecto», asegura sobre la marcha de los trabajos de mejora.

.