Concentración de condena por el asesinato de Mari Carmen Vázquez en Vilalba
Concentración de condena por el asesinato de Mari Carmen Vázquez en Vilalba - ELISEO TRIGO/EFE
LUTO EN VILALBA

Galicia condena la violencia machista tras el segundo asesinato de este año

El delegado del Gobierno confirma que el exmarido de Mari Carmen Vázquez la mató antes de suicidarse. Centeneras de personas salen a la calle por toda Galicia para dejar claro que «no podemos tolerar una muerte más»

SantiagoActualizado:

No podemos tolerar ni una muerte más. Este ha sido el mensaje que esta mañana congregó en Vilalba a decenas de personas para condenar el crimen de su vecina Mari Carmen Vázquez, asesinada a cuchilladas el sábado por su marido, del que se estaba divorciando, y que tras matarla se quitó la vida. Vázquez es la segunda víctima de violencia machista este año en Galicia y la 1.008 de España desde que empezaron los registros en 2003. La de Vilalba fue ayer la concentración más numerosa, pero las muestras de dolor se sucedieron en numerosos ayuntamientos e instituciones de distintos puntos de la Comunidad.

Con buena parte de los establecimientos comerciales cerrados, los vecinos de Vilalba, muchos de ellos vestidos de negro, se congregaron frente al Ayuntamiento en un acto presidido por la subdelegada del Gobierno en Lugo, Isabel Rodríguez, acompañada por la alcaldesa, Elba Veleiro. «Hoy nos reunimos en esta plaza, ante la terrible noticia del asesinato de nuestra vecina Mari Carmen, rotas y rotos de dolor, como acto de repulsa para denunciar uno de los problemas sociales y estructurales más graves de la sociedad, la violencia machista, que se cobra en nuestro municipio su primera víctima, la segunda en Galicia y la número 34 en el estado en lo que va de año», dijo la persona encargada de la lectura del manifiesto. «No podemos ni debemos tolerar una muerte más», concluyó.

La alcaldesa de Vilalba, Elba Veleiro, lamentó que el «fracaso de todas las herramientas» previstas en la ley para evitar la muerte, como consecuencia de la violencia machista, de Mari Carmen Vázquez Cereijo, una vecina del barrio de A Guadalupe. En declaraciones a Efe, la regidora local precisó que el Ayuntamiento de Vilalba decretó tres días de luto oficial por la «honda tristeza» que ha provocado este crimen entre los vecinos del municipio. «Se mezcla esa honda tristeza con la indignación y el rechazo total a este tipo de sucesos», dijo la alcaldesa, porque además de la violencia machista, en este caso se ha puesto de manifiesto el «fracaso» de las «herramientas» para proteger a las mujeres cuando están en una situación de vulnerabilidad. Mari Carmen Vázquez fue asesinada por su marido cuando un juez ya había decretado una orden de alejamiento con respecto a la víctima y tenía prohibido acercarse a ella a menos de 300 metros.

En Lugo también se produjeron este mediodía dos concentraciones por el crimen de Vilalba, una de ellas frente a la Delegación Territorial de la Xunta de Galicia y la otra frente al Ayuntamiento. En Santiago de Compostela, el presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Ángel Santalices, encabezó otra concentración de condena, en la que participaron diputados autonómicos, personal de la Cámara gallega y del Valedor do Pobo. Santalices lamentó el «dolor profundo» que provocan casos como el de Vilalba y animó a la sociedad a mantener una actitud vigilante ante cualquier actitud sospechosa de esconder un posible caso de violencia machista. «Es un día triste, reflexionemos sobre las cosas que podemos hacer» para evitar la violencia machista, pidió. Pero los minutos de silencio se sucedieron también en otros ayuntamientos de Galicia e incluso de fuera de la Comunidad.

Desde La Coruña, el delegado del Gobierno, Javier Losada, confirmó que el crimen de Mari Carmen era un caso de violencia machista. «Quiero, en nombre del Gobierno, lamentar y condenar este crimen machista, de género, y trasladar un mensaje de afecto y solidaridad a la familia y los allegados de la víctima», afirmó. Losada animó a participar mañana a las 11.00 horas en la concentración ante la Delegación del Gobierno para mostrar solidaridad con la víctima.