El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, este miércoles en el Parlamento
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, este miércoles en el Parlamento - efe
PARLAMENTO

Feijóo prioriza la AP-9 y obtener más recursos antes de exigir nuevas competencias

El presidente avanza la petición de un descuento adicional del 25% en viajes de ida y vuelta y el pago de 170 millones de euros en bonus por cumplir las reglas de gasto

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En la vorágine de un clima político condicionado por el juicio del procés, la caída de los PGE y el fracaso de la operación diálogo del Gobierno, la Xunta busca avanzar con paso prudente en el debate sobre la petición de nuevas competencias. Alberto Núñez Feijóo ha presentado este miércoles una suerte de guía con cuatro puntos para reclamar ante el Gobierno del Estado, antes de solicitar una ampliación del autogobierno. En esa propuesta sobresale la cesión de la AP-9. Los populares enmendarán la ley de transferencia que se tramita en el Congreso para demandar, por un lado, un descuento adicional del 25% en los viajes de ida y vuelta, y por otro, una negociación que obligue al Gobierno a pagar la subida a anual de peajes pactada con Audasa, cifrada en 1.400 millones hasta 2048. Al margen de la autopista, la administración autonómica pide el pago de 170 millones de euros en bonus por cumplir en 2018 y 2019 las reglas de gasto, la posibilidad de que se pueda invertir en Galicia el superávit del presupuesto y un volumen de inversiones equivalente al del último Gobierno del PP.

«Esas son las cuatro propuestas. Si avanzamos, prosigamos en las competencias siguientes», ha asegurado Feijóo en el careo parlamentario semanal con los grupos de oposición. Semanas después de que el PPdeG avalara una iniciativa del BNG para equiparar el estatus competencial de Galicia al de Cataluña y País Vasco, la izquierda reprochó al popular el haber «reculado» de su postura, que imputan a una llamada de Pablo Casado. Ocurrió el pasado martes, cuando el PPdeG rechazó asumir las competencias de Salvamento Marítimo y lucha contra la contaminación, y ha vuelto a ocurrir hoy en O Hórreo.

El más propositivo fue el grupo socialista. De boca de su portavoz, Xoaquín Fernández Leiceaga, reclamaron a Feijóo que apoyara una nueva proposición de ley para pedir las competencias de Tráfico y llamaron a pactar una agenda de autogobierno con hasta 30 competencias cedidas a otras autonomías. «¿Quién impide que demos este paso?», ha cuestionado Leiceaga, en una intervención en la que ha recalcado lo «sensata» y «prudente» de una iniciativa que, de no ser avalada, será absorbida «por las líneas rojas de fuerzas que no creen en el autogobierno». La referencia (implícita) a Vox de la jornada.

La lista referenciada por el PSdeG incluye, entre otras, la transferencia a Galicia de las competencias en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, la Policía Autonómica, Paradores de Turismo o la autopista AP-53 (Santiago-Lalín).

Sin lecciones

En su réplica, el presidente de la Xunta ha pedido a Leiceaga «hacer un poco de memoria» por los momentos en que el PSOE tumbó algunos traspasos que hoy se reclaman: el de Tráfico, más concretamente, fue rechazado por el PSOE –entonces en Moncloa— cuando el propio Leiceaga junto con el popular Pedro Puy fue a defenderlo a la tribuna del Congreso. Feijóo, por otro lado, ha citado los recursos ante el TC que el Ejecutivo de Zapatero interpuso contra la ley de cajas o el catálogo de medicamentos. «Lecciones de autogobierno, ninguna», ha censurado. Lo mismo le espetaría después a Luís Villares, de En Marea, al afearle su rechazo a nuevo Estatuto en la época del bipartito.

La Xunta templa el frenesí territorial que ha entrado con fuerza en la agenda política de las últimas semanas. Defiende el mérito de haber mantenida intacta su «autonomía financiera» en los años más severos de la crisis –algo que solo comparte con País Vasco y Navarra— y recalca que si desde hace ocho años no se produjeron transferencias, fue porque el Estado les tenía echado el cerrojo. «A ver si ahora la culpa de que nos las haya va a ser del señor Feijóo», ha chanceado el presidente autonómico.