Núñez Feijóo, junto a Susana López Abella, Agustín Hernández y Miguel Tellado
Núñez Feijóo, junto a Susana López Abella, Agustín Hernández y Miguel Tellado - EFE
ACTO DEL PPDEG

Feijóo defiende el derecho de las mujeres a que celebren como quieran el 8-M

«Ningún hombre debe callar ante la discriminación de la mujer», proclamó

SantiagoActualizado:

Luces y logo de partido violeta para la ocasión; entre el público, conselleiras, alcaldesas, concejales y dirigentes de alto rango de la organización. Con esa puesta en escena, el PPdeG celebró ayer un acto para reivindicar la igualdad «real y efectiva» de las mujeres, ante la celebración del 8 de marzo como día Internacional de la Mujer. Y lo hizo señalando un camino alejado de «supremacismos ideológicos» y de los debates partidistas que, como el pasado año, preceden a la huelga convocada por las organizaciones feministas. «Nadie tiene derecho a decirle a una mujer si es mejor ir a una huelga o trabajar», defendió Alberto Núñez Feijóo.

El presidente autonómico y líder de los populares gallegos pidió respeto para que las mujeres puedan festejar el 8-M «como les pete», sin necesidad de adscribirse a las convocatorias y las protestas respaldadas por los partidos. «No tratemos la igualdad como una disputa partidista más. Celebremos lo que hemos conseguido todos juntos», dijo.

Cinco días después de que la oposición afeara en el Parlamento que la Xunta incurre en prácticas de «machismo institucional», o que practica la misma política de igualdad que la que plantea Vox para la Junta de Andalucía, el PPdeG cerró filas y puso en cuestión que algunas formaciones quieran obtener «rédito político» de la igualdad. «Hay partidos a los que nos les interesa ponerse de acuerdo en lo obvio», agregó Feijoo, que pidió cambiar el paso del debate para dar protagonismo a las personas. «Yo no quiero imitar a los que usan la igualdad como arma partidista, sino que quiero sumarme a la gente que emplea todas las armas para garantizar la igualdad real».

En el PP se entiende la batalla por la igualdad como una meta que concierte a todos: a mujeres, desde luego, pero también a los hombres. Feijóo, que compartió con los suyos sus dudas acerca de si intervenir o no en un acto que pretendía situar los focos sobre las mujeres del PP, explicó que tomó la decisión tras asumir que «ningún hombre debe callar ante la discriminación de la mujer». En esa línea, criticó el nulo«interés» que los hombres demostraron durante siglos por hablar de los derechos de las mujeres: «Acabamos entendiendo que la lucha de la igualdad no era contra nosotros ni era ajena a nosotros». Por eso, dijo que habría «mucha más igualdad» si, en lugar de que las mujeres denunciaran o reprobaran conductas machistas, no fueran los hombres quienes las cometieran.

Un PPdeG «en femenino»

Feijóo fue el último en tomar la palabra. Antes, la secretaria xeral de Igualdade, Susana López Abella, moderó un coloquio con distintas voces femeninas. Hablaron desde la actual vicesecretaria de comunicación nacional del PP y predecesora de Abella, Marta Gonzalez, que defendió la aprobación en Galicia de la ley de igualdad de 2004;hasta la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, designada para varios cargos dentro de la Xunta mientras estaba embarazada. «El PP es el partido que más oportunidades da a las mujeres», suscribió Elena Candia, alcaldesa de Mondoñedo y presidenta provincial de la organización en Lugo.

Junto a ellas, también intervinieron María Antonia Rilo, primera concejal de igualdad en el Ayuntamiento de Orense, o la candidata del partido en Boborás, Patricia Torres, responsable de un servicio de conciliación pionero en el municipio orensano. Todas acudieron a la llamada del PPdeG, unas siglas a las que Agustín Hernández, anfitrión ayer, puso apellido: «Un partido en femenino».