El miembro de la coordinadora de En Marea, Gonzalo Rodríguez
El miembro de la coordinadora de En Marea, Gonzalo Rodríguez - EFE
Crisis en el rupturismo

La dirección de En Marea denunciará ante la Fiscalía los accesos «irregulares» al censo

La cúpula de la formación trasladará los hechos al Ministerio Público para analizar si son «constitutivos de delito»

SantiagoActualizado:

El conflicto entre las dos almas de En Marea sobre si se produjeron o no varios accesos irregulares al censo de la formación llegará a la Fiscalía. La dirección rupturista que encabeza Luís Villares anunció este miércoles su intención de derivar al Ministerio Público los resultados de las dos auditorías encargadas por la cúpula de la confluencia para evaluar la posible existencia de un delito contra la privacidad de los inscritos tras detectar varias entradas no autorizados al fichero que albergaba lista de afiliados. Este asunto ha elevado aún más la tensión entre los dos sectores enfrentados en el seno de la confluencia, que durante los últimos días mantienen una guerra de versiones cruzadas sobre la supuesta «intrusión» irregular en el censo y la conveniencia de paralizar las primarias que la formación pensaba celebrar para renovar su dirección.

Los miembros del comité electoral —organismo controlado por los detractores del magistrado en excedencia— rompieron el pasado martes su silencio para denunciar que la actual cúpula rupturista mantiene «secuestrado» el proceso de primarias y argumentar que un acuerdo aprobado en el último plenario los habilitaba para acceder al censo de inscritos. Según su relato, tres miembros de este organismo habrían llegado a firmar un documento para garantizar la «confidencialidad» de los datos de los inscritos que interpretaron como un consentimiento «tácito» de la dirección para acceder al fichero. Sin embargo, ayer el responsable legal de En Marea ante la Agencia Española de Protección de datos y miembro de la coordinadora, Gonzalo Rodríguez, saltó a la palestra para desmentir esta versión.

Rodríguez negó que existiese ningún tipo de autorización «tácita» y apuntó que precisamente en el documento de confidencialidad firmado por los miembros del comité electoral se recogía por escrito que él es el «único competente» para establecer las condiciones en las que se puede consultar el censo. «No respetaron el mandato del plenario, el reglamento interno, la ley y el mandato de preservar la confidencialidad de los datos en una actuación que es ética, política e incluso legalmente inaceptable», espetó.

Desde la corriente crítica con la actual dirección contraatacaron asegurando que las auditorías encargadas por la cúpula rupturista reflejaron varios accesos al censo por parte de hasta siete miembros de la actual coordinadora que no habían sido cuestionados por Rodríguez ni por el resto del sector «villarista». En este sentido, el responsable legal de En Marea justificó que estas personas formaban parte del «equipo» designado por la actual cúpula de la confluencia para verificar que las altas en la formación cumplían los requisitos, por lo que su acceso sí estaba «autorizado».

Sin fecha de primarias

De momento se mantiene la incertidumbre sobre si el proceso electoral para renovar la dirección de En Marea podrá retomarse este fin de semana. Tanto la comisión de garantías como el comité electoral explicaron que para que así sea deberán estar implementadas durante este jueves varias mejoras técnicas que permitan aumentar la seguridad del procedimiento y la confidencialidad de los datos de los inscritos. Gonzalo Rodríguez consideró «arriesgado» pensar que esas mejoras podrán aplicarse en tan escaso margen de tiempo, si bien expresó su deseo de que se pueda votar «con la máxima celeridad posible».