Interior del aeropuerto de Santiago
Interior del aeropuerto de Santiago - EFE

UGT desconvoca los paros en las terminales de Alvedro y Lavacolla

La alerta por el ataque en Barcelona congela la huelga en Santiago pese a la falta de pacto

ROCÍO LIZCANO
SantiagoActualizado:

La vigilancia privada en los aeropuertos de Santiago y La Coruña funcionará con normalidad este domingo. UGT, la central convocante de los paros –inicialmente previstos a partir del día 20–, decidió ayer suspender la movilización en el aeródromo herculino tras un acuerdo parcial alcanzado durante la mañana con Eulen –concesionaria del servicio en Alvedro–. Las negociaciones mantenidas por la tarde con Prosegur, a cargo de la vigilancia privada en Lavacolla, encallaron en la petición de los trabajadores de que la empresa cubra sus gastos de parking durante los turnos de refuerzo, pero una vez conocida la noticia del atentado perpetrado en Barcelona, la organización sindical optó por suspender provisionalmente los paros para garantizar la plena operatividad del servicio en las actuales condiciones de alerta terrorista.

«Suspendemos sin acuerdo porque entendemos que en estos momentos de riesgo hacen falta todos los vigilantes en sus puestos. Queremos que los pasajeros estén tranquilos», explicó a ABC Juan Manuel Carreira, portavoz de UGT. Las partes quedaron emplazadas a una nueva reunión el próximo jueves por la tarde, con la posibilidad sobre la mesa de reactivar las movilizaciones desde el viernes si el encuentro concluye sin avances.

El acuerdo parcial alcanzado para los 36 trabajadores que integran la seguridad privada del aeropuerto de Alvedro supone el inicio de un calendario de negociaciones formales en el seno del comité de empresa con el 20 de septiembre como fecha tope para concretar acuerdos. En ese foro se abordarán cuestiones generales como la demanda de extensión al conjunto de la plantilla de un plus lineal de radioscopia (retribuido sólo a los operarios directos del escáner y en función de las horas efectivas de actividad en este puesto). Pero la negociación unilateral mantenida por UGT aporta compromisos firmes que se aplicarán ya durante este periodo transitorio: las prolongaciones de turno por retrasos en los vuelos serán retribuidos con una dieta y cualquier acuerdo alcanzado con el comité de empresa deberá ser refrendado por más del 50% de la plantilla en asamblea. Asimismo, explicó Juan Manuel Carreira, Eulen comprometió la elaboración de un plan de formación para 2018 compatible con el horario de trabajo y la compensación con dietas en la próxima nómina de las horas de formación que supusieron un esfuerzo extra a la plantilla durante el presente ejercicio.