Casaso y Feijóo, en la carballeira de San Xusto (Cerdedo-Cotobade, Pontevedra)
Casaso y Feijóo, en la carballeira de San Xusto (Cerdedo-Cotobade, Pontevedra) - EFE
INICIO CURSO POLÍTICO

Alegato de Feijóo contra los alcaldes localistas: «Galicia no es Corea, aquí no hay norte y sur»

El presidente de la Xunta carga contra los políticos «obsesionados en dividir»

SantiagoActualizado:

Se cumplió la tradición. El PPdeG volvió a elegir la carballeira de San Xusto, en el concello pontevedrés de Cerdedo-Cotobade, para dar el pistoletazo de salida a un curso político marcado por la convocatoria de las elecciones municipales en mayo de 2019. Pero la escena ha sufrido algunos cambios. Ya sin Mariano Rajoy al frente del Gobierno y del partido, el foco de las miradas ha recaído (pese al retraso de una hora por problemas de transporte) sobre Pablo Casado, que ha vuelto a señalar a Alberto Núñez Feijóo y a los populares gallegos como «referentes» a nivel nacional.

Ahí está el éxito electoral cosechado en la arena autonómica, que el PP gallego quiere llevar al terreno municipal y provincial. »Llevamos dos años sin ir a las urnas, pero eso no significa que llevemos dos años descansando», ha recalcado Feijóo, en una intervención de tintes galleguistas –«somos un pueblo distinto», ha proclamado con la voz quebrada—, y en la que ha atizado contra la política de los localismos. «Hay partidos que están absolutamente obsesionados en dividir. Esto no es Corea. Aquí no hay norte ni sur, aquí hay Galicia, y hay gallegos. No dividimos entre buenos y malos. Todos cabemos en Galicia, y Galicia es un mosaico plural de gente quiere al país», ha reivindicado, después de que Vigo protestara por un supuesto sesgo de la Xunta hacia las reclamaciones del Puerto de La Coruña, enfrascado en una disputa para que el Gobierno condone su deuda, como hizo con Valencia. También alrededor de la ciudad olívica, el mandatario autonómico

En ese llamamiento a no crear «brechas inexistentes», Feijóo recetó al partido una dosis de «sentidiño común» para recuperar terreno electoral: «Queremos hacer una política de grandeza como la que hizo el presidente Fraga con este partido, la política de las gentes que van de la mano con independencia de sus formas de ver la vida».

Frente a ellos, estarán los nacionalistas «que siguen insistiendo en las viejas recetas», Ciudadanos, que trata de “inventar problemas donde no los hay”, o los populistas encabezados por Villares, enfrascado en sus luchas internas por hacerse con el control de En Marea.

Sobre los socialistas, ahora en el Gobierno, Feijóo se ha referido al recuerdo de sus fichajes, pero «nadie recuerda sus decisiones». «El Pedro Sánchez de hace tres meses se habría presentado varias mociones al Pedro Sánchez presidentes. Cómo es posible que se hayan equivocado tanto en tan poco tiempo», ha remarcado.

En 2019 las urnas le darán la oportunidad al PP de redimirse de la moción de censura. Para entonces, Feijóo ha recalcado, frente a los barones provinciales de la organización, que el partido tiene «experiencia y ganas de gobernar» en los 314 concellos de Galicia. «Tenemos que tener los pies en la tierra para saber lo que la tierra nos demanda».