Sociedad

Los Premios Jaime I 2017 critican la falta de interés por la Ciencia que hay en España

Los galardonados destinarán los 100.000 euros de dotación a «retener» a jóvenes investigadores en sus equipos

VALENCIAActualizado:

Los Premios Jaime I 2017 han criticado la "falta de interés" que hay por la ciencia en España, han reclamado políticas "que realmente crean que se debe invertir" en este campo y han denunciado que en nuestro país se ha perdido una generación de investigadores.

Los galardonados es esta vigésimo novena edición son Fernando Martín en Investigación Básica, Carmen Herrero en Economía, Josep Dalmau en Medicina Clínica, Anna María Travaset en Protección del Medio Ambiente, Susana Marcos en Nuevas Tecnologías y Alicia Asín en Emprendedor.

Los seis premiados, que el próximo lunes recibirán los galardones de manos de los Reyes de España, han hablado en rueda de prensa de la situación de la Ciencia en España o de la relación entre las instituciones públicas y privadas en el campo de la investigación.

Fernando Martín, Anna María Travaset Y Josep Dalmau han coincidido en señalar que parte del premio, que tiene una dotación de 100.000 euros en cada una de sus categorías, lo destinarán a "retener" a jóvenes investigadores en sus equipos.

A juicio de Martín, doctor en Ciencias Químicas y catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, se ha producido un "gap entre mi generación y la que viene detrás" cuando en Ciencia, ha dicho, "es importante no perder la cadena que transmite el conocimiento", y ha considerado necesario dar "prioridad total" a no perder en España a investigadores que están muy bien preparados.

Los premiados también se han referido a los recortes en investigación que ha sufrido nuestro país y en este sentido Carmen Herrero, licenciada en Matemáticas y catedrática de Fundamentos del análisis Económico, ha señalado que se pretende "dar poco a todo el mundo y eso ha hecho daño a proyectos punteros por no conseguir una financiación suficiente".

A juicio de Anna María Travaset, doctora en Ciencias Biológicas, es "hora de cambiar la política científica del país. No importa la Ciencia de forma suficiente" y ha considerado "tremendo" que la media de edad de los científicos que trabajan en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sea de 50 o 51 años.

En este sentido, la Premio Jaime I en Economía ha abogado por que haya "más movilidad" porque, ha dicho, "igual hay sitios que ocupan los que no deben en muchos casos".

"Necesitamos políticas que realmente crean que hay que invertir más en ciencia, que es muy rentable, y hay científicos muy destacados en este país", ha señalado Travaset.

Al respecto, Josep Dalmau ha señalado que la falta de interés por la ciencia y la investigación en España "no es de ahora, sino de hace 100 años, es crónico" y ha señalado que nuestro país es el que menos Nobel tiene frente a países como Italia, Bélgica, Austria u Holanda.

"Hoy hay una generación perdida de investigadores, se han ido muchos y no van a volver", ha asegurado Dalmau, quien ha recordado que se fue por un año al extranjero "y estuve 25 años".

Dalmau, doctor en Medicina y actualmente en el Hospital Clínic de Barcelona, ha destacado que la "rigidez de las universidades" fue la razón de crear ICREA, Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados, que permite una mayor movilidad de los investigadores.

Preguntados por el hecho de que este año cuatro de los seis premios hayan sido otorgados a mujeres, la empresaria Alicia Asín ha asegurado que el talento "no tiene género" y que le gustaría que la paridad o no de los premiados "no fuera noticia".

Asín, fundadora de la empresa Libelium, ha señalado que le llama la atención el escaso número de mujeres en las carreras de ciencia, y ha explicado que cuando ella hizo la carrera de Ingeniería Informática, el 30 por ciento de las alumnas eran mujer, y en la actualidad no llega al 10 %.

Respecto a la relación entre las instituciones públicas y privadas, Susana Marcos, profesora de investigación del Centro de Óptica del CSIC en Madrid, ha señalado que no es fácil por la ausencia de un "ecosistema vivo y con un flujo entre el laboratorio y las empresas del entorno".