Turistas en la terraza del Gran Hotel Bali de Benidorm
Turistas en la terraza del Gran Hotel Bali de Benidorm - JUAN CARLOS SOLER

Elecciones generales 2019Turismo en Benidorm: más inversión y menos botellón

Apartamentos ilegales, borracheras, posibles tasas... las amenazas sobre el motor económico de España pasan inadvertidas en campaña

ALICANTEActualizado:

Las medidas para impulsar al turismo como una de las actividades económicas más estratégicas de España no parecen una prioridad en la agenda de la campaña electoral. Poco se habla de la proliferación en Internet de apartamentos ilegales ofertados para más personas de su capacidad hacinados en literas, o de otras amenazas para el sector como posibles tasas turísticas o el probable «colapso» del acceso al aeropuerto alicantino si se suprime el peaje de la autopista AP-7.

En Benidorm, uno de los destinos que más visitas recibe de toda la Península Ibérica -sobre todo, británicos y españoles del interior- se muestran prudentes en sus críticas, porque no olvidan los esfuerzos de las administraciones por promocionarles, aunque asisten a esta recta final de los comicios con cierta inquietud por estos peligros y varias asignaturas pendientes. «La financiación ha sido mala históricamente, reivindicaciones siempre las habrá, como un AVE a Benidorm, pero en el caso del acceso al aeropuerto, puede convertirse en conflictivo por no estar desdoblado en más carriles, porque si se liberaliza la AP-7 el 31 de diciembre, tendría más tráfico, además del de personas que viajan hacia África y el de camiones», alerta Toni Mayor, presidente de los hoteleros de Hosbec.

Acerca de los fondos públicos para el sector, coincide en su análisis Óscar Murillo, director del Gran Hotel Bali, quien opina que «el tejido empresarial no se ve protegido a la hora de ciertas renovaciones de infraestructuras propias o cuando quiere alinearse con la sostenibilidad, algo que cuesta mucho dinero y no existen ayudas públicas o son muy parcas». A su juicio, «hace falta un empuje en los sistemas de gestión operativos, por los que apuestan en el grupo Magic Costa Blanca, en el grupo Bali y otros (Servigroup, Meliá, Barceló...) para adecuar sus sistemas, aplicaciones, nuevas herramientas de gestión en la operativa».

Salvi Martínez y Reyes C. Úbeda, en la Cafetería Pastelería Guiomar
Salvi Martínez y Reyes C. Úbeda, en la Cafetería Pastelería Guiomar - JUAN CARLOS SOLER

Y corrobora Murillo los problemas de movilidad: «El tema de las comunicaciones es horroroso, me parece impresionante que para ir a Madrid desde Benidorm se tenga que coger una lanzadera o un autobús, que no haya nada directo y frecuente, me sorprende que se creen tantos cuellos de botella para salir de Alicante, de Murcia... no son ciudades tan grandes para que haya esos problemas de circulación; dentro de Benidorm, no ocurre, pero hacia el resto de capitales, sí».

Con el aliado de las buenas temperaturas todo el año y las medidas de apoyo para llevar gente mayor a Benidorm, como el Imserso, ahora el sector aspira a ampliar clientela.

Presión fiscal, un «atraso»

Preguntados sobre la tasa turística de la que se ha hablado desde la Generalitat Valenciana, la reacción de ambos directivos hoteleros es de rechazo. «Un mal negocio, un agravio comparativo si no se aplica en todos los destinos por igual», indica Mayor, que reclama una legislación única en toda España.

«Las tasas turísticas son un atraso, tienen que ir destinadas a un motivo específico, por qué y para qué; además, si se tiene que hacer frente, es el empresario quien lo va a asumir, no se le puede pedir al turista o vamos a tener que ofrecerle más», señala Murillo, que tiene el recuerdo de haber asistido hace unos meses en República Dominicana al «revuelo» suscitado por una tasa turística incrementada de 2 a 5 dólares y pico, con el que hubo un «levantamiento importante» de empresas náuticas y se paró.

El concepto de tasa, entendido de forma más genérica, tampoco convence en la hostelería: «Ya se ha subido la ORA, si se hace pagar más a la gente tendría que ser a cambio de tener más aparcamiento», apunta Reyes C. Úbeda, camarera de la Cafetería y Pastelería Guiomar. «Y tendría que ser una tasa para todos, no solo para turistas», añade Salvi Martínez, dueña de este horno de repostería artesana.

Toni Mayor, presidente de los hoteleros de Hosbec
Toni Mayor, presidente de los hoteleros de Hosbec - JUAN CARLOS SOLER

Finalmente, la visión de algún turista ofrece otra perspectiva antagónica, favorable a la presión fiscal. «Me parece bien que estas empresas del sector turístico aporten más dinero, en lugar del IRPF para todos, porque ellos pagan incluso menos que nosotros», opina Ángel, un jubilado de Lugo que ha venido varias veces a Benidorm y que comprende que en el ramo hotelero se opongan a este tipo de tasas. Acerca de las mejoras posibles para el visitante, alude a más autoridad frente a la falta de civismo de algunos extranjeros («nosotros estamos más civilizados»), a que algunos hoteles «no se merecen las estrellas» que declaran en su categoría porque están «muy gastados» y explica que, por ejemplo, durante el temporal de esta Semana Santa, no se podía estar por las corrientes de aire que se formaban debido al mal aislamiento en algunos establecimientos. Ángel salva de sus críticas, no obstante, a los servicios de la hostelería y al trato del personal.

Acerca de si oyen hablar de turismo en la campaña de estas elecciones -en el caso de la Comunidad Valenciana, generales y autonómicas- la gerente y la empleada de Guiomar dicen que no, que suele darse más difusión al sector cuando hay ferias internacionales, mientras que el representante de los hoteleros cree que «depende de la administración» porque el turismo es «un sector transversal».

«No turismo de borrachera»

«Necesitamos gente joven, pero no solo como en la calle Gerona y el botellón, no nos interesa un turismo de borrachera», subraya Úbeda, quien sí aprecia medidas recientes como el montaje de festivales de música, que atraen público con otro comportamiento. «Y los comercios que se abran, de calidad», añade.

Ángel, turista de Lugo alojado en Benidorm
Ángel, turista de Lugo alojado en Benidorm - JUAN CARLOS SOLER

En una línea similar de denuncia de la peor imagen para el sector, el presidente de Hosbec advierte de que «contra los apartamentos ilegales no se está haciendo todo lo que se puede, no hay consenso y falta una ley nacional para todas las Comunidades Autónomas». Y retrata los excesos: «Miras los portales en Internet y ves que ofertan con literas apartamentos para muchas más personas de su capacidad, y se está propagando como una enfermedad, es un modelo de baja calidad».