Ximo Puig y Mónica Oltra, durante la manifestación del 1 de mayo, el primer encuentro público entre ambos tras las elecciones
Ximo Puig y Mónica Oltra, durante la manifestación del 1 de mayo, el primer encuentro público entre ambos tras las elecciones - EFE
Política

Los contactos del tripartito apuntan a una negociación conjunta de Consell, diputaciones, municipios y Cortes

Ximo Puig y Mónica Oltra mantienen un encuentro informal que la segunda extiende a Rubén Martínez Dalmau

La primera reunión de los tres líderes se prevé para el próximo martes, aunque los pactos no parece que llegarán hasta después del 26-M

VALENCIAActualizado:

El primer y esperado encuentro entre Ximo Puig y Mónica Oltra tras las elecciones llegó finalmente este miércoles. Se trató, según el entorno de ambos, de una toma de contacto informal en la que hubo poco contenido político más allá de trasmitir un intento de cercanía. Aunque poco ha trascendido al respecto, se conversó sobre el nuevo escenario político que se abre en la Comunidad Valenciana tras las pasadas elecciones del 28 de abril y sobre la necesidad de que un nuevo pacto entre los partidos de izquierdas salga adelante.

Aun así, si existió una cuestión que no deja de ser relevante en el período de negociaciones que comienza a partir de ahora. Y es que se comentó que el Botánico no es únicamente el Consell, sino los ayuntamientos, las diputaciones o las Cortes Valencianas. Una cuestión que apunta a que habrá que llegar a un acuerdo respecto a todas estas instituciones entre PSPV, Compromís y Podemos-Esquerra Unida. Especialmente destacado resulta que las corporaciones provinciales entren en la ecuación, ya que su continuidad ha sido cuestionada a lo largo de la pasada legislatura sobre todo por los morados, aunque también por la coalición y con los socialistas sin acabar de decidirse aunque intentaron frenar su vaciado en la última etapa legislativa.

Se da por hecho, a su vez, que no se podrá cerrar nada hasta comprobar el mapa que dejen los comicios municipales del 26 de mayo, como ha afirmado Puig ya en alguna ocasión.

En el encuentro, mantenido en un domicilio particular, no se abordó nada relacionado con la presidencia de la Generalitat, según las mismas fuentes. Posteriormente, Oltra mantuvo otro con el cabeza de lista de Podemos, Rubén Martínez Dalmau, en el que igualmente se trató la intención de un nuevo pacto de gobierno entre las fuerzas autodenominadas «del cambio».

Tras lo sucedido ayer, la primera reunión oficial entre los líderes de los tres partidos se prevé para el martes 14 de mayo, en plena campaña de las elecciones municipales.

Compromís, sin prisas

Si algo ha querido dejar claro Compromís durante estas jornadas es que no tiene prisa. Un modo de ejercer presión sobre el PSPV, que ya ha pretendido -a través de la petición de su vicesecretario general, Manolo Mata- que reconozcan públicamente a Puig como presidente. La intención de la coalición no parece que vaya por este camino, y las próximas semanas estarán repletas de gestualidades en este sentido.

La primera tendrá lugar en la Mesa de las Cortes Valencianas, que se constituyen el 16 de mayo. Como ha informado ABC, Compromís tiene la intención de que se trate de un órgano provisional, tal como ha confirmado este miércoles su portavoz en la Cámara, Fran Ferri. A lo que se ha unido Podemos según ha manifestado su líder, Antonio Estañ.

Esta solución ya se dio en el inicio de la pasada legislatura. En esa ocasión, Francesc Colomer fue elegido en plena batalla entre PSPV y Compromís para la formación de Gobierno. El acuerdo consistía en que que el partido que no estuviera frente a la Generalitat lo estaría frente al Parlamento autonómico. Pocas semanas después, Colomer fue sustituido por Enric Morera al cerrar el pacto para investir a Ximo Puig como jefe del Consell.

Cuatro años después, la situación parece la misma. Compromís y Podemos-Esquerra Unida no quieren reconocer todavía a Puig, por lo que las votaciones de la próxima semana podrían acabar con un socialista frente a la Cámara sin que tenga el PSPV más remedio que aceptarlo.

A ello se unen los problemas para el «quién». Mientras en algunos sectores se señala a Enric Morera como presidente definitivo, muchos miembros de su partido no son partidarios de que repita.