Manuel Cruz, federalismo contra la España de «obligación perpetua»

El futuro presidente del Senado es el principal teórico de la «tercera vía» de la que hace bandera el PSC

BarcelonaActualizado:

No afiliado, pero con una estrecha vinculación con el PSC, Manuel Cruz (Barcelona, 1951) es, simplificando, el federalista de cabecera del socialismo en Cataluña. Catedrático de Filosofía, con una amplia bibliografía a sus espaldas, Cruz dio el paso hacia la implicación política con la creación, en octubre de 2012, del grupo Federalistes d'Esquerres, iniciativa surgida entre la manifestación de la Diada de ese año -cuando oficiosamente arranca el "procés"- y las elecciones de noviembre con las que Artur Mas pretendía una mayoría "indestructible" para consumar la ruptura.

En el manifiesto fundacional del grupo ya están sentadas las bases teóricas de un federalismo que ahora llega a la presidencia del Senado, una tercera vía entre la secesión y el actual estado autonómico que en 2012 se leyó también como una advertencia a un PSC que llegó a defender el derecho a decidir.

En "Llamamiento a la Catalunya Federalista y de Izquierdas", Cruz y el resto de impulsores sostienen: "Rehuimos las visiones apocalípticas sobre una virtual secesión, pero no estamos dispuestos a aceptar acríticamente los argumentos azucarados del independentismo. No creemos que pertenecer a España sea una obligación perpetua, pero no compartimos tampoco las razones de quienes sostienen la necesidad histórica de la ruptura".

Sin condenar a priori ninguna posición, en el citado manifiesto, en alusión a los comicios de 2012, se apuntaba: "Estas elecciones, en cambio, sí que pueden ser el comienzo de un ejercicio colectivo para debatir y articular las diferentes alternativas políticas – todas ellas legítimas- en relación con el llamado “encaje” de Cataluña en España y Europa. Pero desde un debate libre y plural, sereno y ordenado, sobre las razones que llevan a unos, desde el llamado “derecho a decidir”, a pedir la ruptura y a los otros a pedir un nuevo acuerdo".

Como último paso, y en concordancia con posiciones que ha mantenido por ejemplo Miquel Iceta, añadían: "Un proceso que se resuelva desde el principio democrático, en el marco de un estado de derecho, y que, en su caso, concluya con la celebración de un referéndum"

Cruz, que presidió Federalistes d'Esquerres entre 2013 y 2016, dejó la entidad para presentarse en 2016 como número dos del PSC en las elecciones generales, partido con el que repitió, ya como cabeza de lista al Senado, en los comicios últimos. Como el resto de diputados del PSC rompió la disciplina del voto del grupo del PSOE en la investidura de Rajoy. Siempre en posiciones contrarias al independentismo, en el manifiesto citado abundaba: «Reconociéndonos herederos de las izquierdas catalanas que han defendido siempre “Cataluña, un solo pueblo”, alzamos nuestra voz para defender abiertamente que la ruptura con España no es la mejor opción».

De manera más reciente, en un artículo en El País, y tras defender la flexibilidad de la Constitución para acoger incluso a quienes pretenden reformarla -siempre, defiende según los cauces que la Carta Magna contempla- de marzo de 2019 arremetía contra PP y Cs: "En el fondo, se diría que nuestras derechas están intentando, con la excusa de la Constitución, recomponer el tablero político, variar la percepción que la ciudadanía tiene de ellas sin moverse, a base de expulsar de aquel a toda la izquierda (además de al independentismo) por inconstitucional".