Los efectivos de emergencias tienen que soportar temperaturas cercanas a los 40 grados en la Ribera de Ebro
Los efectivos de emergencias tienen que soportar temperaturas cercanas a los 40 grados en la Ribera de Ebro - UME

Los servicios de emergencia perimetran el incendio de Tarragona, primer paso para controlarlo

Los Bomberos de la Generalitat y la UME son «optimistas», pero no quieren caer en la «euforia»

Los expertos descartan que el fuego pueda alzanzar núcleos poblados

El incendio de Tarragona, uno de los más graves de Cataluña

Vinebre (Tarragona)Actualizado:

«No queremos caer en la euforia, pero somos muy optimistas», resumen a ABC fuentes del Unidad Militar de Emergencias (UME), desplazada a la comarca catalana de Ribera de Ebro para combatir un incendio que amenazaba con convertirse en uno de los más virulentos de las últimas décadas en Cataluña.

El fuego, que ya ha devastado unas 6.500 hectáreas desde que se inició el pasado miércoles, todavía no está controlado, pero el operativo, en el que la UME actúa mano a mano con los Bomberos de la Generalitat, está dando sus frutos: han conseguido cerrar el perímetro del incendio, un primer paso esencial para poder controlar el fuego.

Este perímetro no está todavía estabilizado, y no se descarta que las llamas puedan sobrepasarlo, pero el trabajo de la pasada noche ha dado resultado y ha supuesto importantes avances, según explican las mismas fuentes.

La situación, que ayer jueves era muy crítica, ha mejorado con el paso de las horas, tras una noche sin tregua contra el fuego. Y es que los servicios de emergencias querían «poner toda la carne en el asador» contra las llamas, antes del día de hoy, pues la jornada del viernes se antoja como la más complicada meteorológicamente.

Por eso no bajan la guardia, y los servicios de emergencias están preparados por si la ola de calor pudiera reavivar las llamas, pues no se descarta que pudieran saltar el perímetro que han logrado establecer. Y es que el termómetro esta tarde podría superar los 40 grados en la comarca de Ribera de Ebro y se espera que se levante más viento.

De momento, las preocupaciones están centradas en el flanco norte del incendio, según ha explicado a los medios el jefe del operativo de los Bomberos, el inspector Antoni Ramos.

Sin embargo, según han explicado a ABC fuentes del operativo, se descarta totalmente que el fuego pudiera alcanzar núcleos de población, una vez que se ha levantado ya la orden de que los vecinos de las poblaciones de Maials y Bovera no salieran de sus casas; en el último de los municipios solo referido a personas vulnerables.

Tampoco la central nuclear de Ascó está en riesgo. En realidad nunca lo ha estado, según las mismas fuentes. En primer lugar porque las llamas se desplazaban en sentido contrario y porque, además, porque la central está perfectamente preparada para su protección. Hay un tercer elemento favorable: la central está en el margen contrario del río Ebro respecto al incendio.

Sin bajar la guardia, todas estas circunstancias apuntan a que, por fortuna, el incendio que azota la comarca de Ribera de Ebro no se convertirá en uno de los más virulentos de las últimas décadas en Cataluña. Esto era un evidente riesgo por la situación de calor sostenido que se espera hasta el próximo martes, además de los fuertes vientos, pero finalmente parece que la situación puede estar cerca de controlarse.

Por otra parte, un auxiliar forestal ha tenido que ser intervenido en un hospital tras sufrir un golpe de calor mientras intervenía en el dispositivo del incendio, que todavía no está controlado.