Hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona - ABC

El padre que maltrató al bebé que murió en Barcelona, en libertad provisional

El pequeño de dos meses presuntamente maltratado por su padre que ingresó en la UCI de neonatología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona a principios de enero murió este lunes

BarcelonaActualizado:

El bebé de dos meses presuntamente maltratado por su padre que ingresó en la UCI de neonatología del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona a principios de enero ha muerto este lunes. Según ha confirmado el centro hospitalario, el deceso del pequeño se ha producido poco después de las dos de la tarde.

El menor se encontraba «estable dentro de la gravedad» hasta el martes pasado, no obstante, su situación había empeorado en las últimas horas hasta el trágico final certificado hoy. En sus últimos días, el bebé se encontraba en estado de «coma inducido» ya que como consecuencia de la presunta agresión sufrió un aparatoso derrame cerebral, contusiones y un desprendimiento de retina, explicaron a ABC fuentes cercanas al caso.

Al recibir el menor, que también tenía cinco costillas rotas, el hospital activó el protocolo para la prevención del maltrato infantil de la Generalitat. Finalmente, el padre del malogrado menor confesó y acabó detenido, aunque acabó en libertad provisional con cargos. Según ha trascendido en los últimos días, el bebé, hijo de una pareja de jóvenes de 20 años y nacionalidad uruguaya, había sido sometido a otros reconocimientos en hospitales y centros de atención primaria previamente, aunque en ese momento no se pensó que fuera objeto de malos tratos.

Tal y como explicó su madre, el día 23 de enero la pareja ya llevó al pequeño hasta el hospital comarcal de Sant Jaume de Calella (Barcelona) por un presunto derrame en el labio. En una entrevista reciente, Lucía -la madre del pequeño- relató que no supo hasta el último momento que los constantes achaques de su bebé, de nombre «L. T. M.», eran causados por la violencia a la que era sometido por parte de su padre, Nicolás.

«Si los médicos, que son profesionales, no se dieron cuenta del maltrato, ¿cómo pretenden que yo me de cuenta de algo tan horrible?», lamentó la madre después de explicar que antes de ser ingresado definitivamente, su hijo ya había sido visitado por médicos, que achacaron sus magulladuras a varios problemas propios de la edad. Finalmente, un TAC en la Vall d'Hebron confirmó que el menor, siempre según la madre, padecía un derrame producido por una «fuerte sacudida». «Me puse como una loca cuando me enteré y por eso nos separamos, hasta entonces, yo no sabía que maltrataba al niño», añadió antes de revelar que su pareja nunca la había maltratado y que, según le dijo, «zarandeó» al niño «porque no dejaba de llorar».

Denuncias y mala coordinación

El Ayuntamiento de Pineda de Mar (Barcelona), localidad en la que residía la pareja junto al pequeño fallecido, ha acordado personarse en la cuasa judicial de este caso. También lo hará el departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia de la Generalitat. Por su parte, el Síndic de Greuges de Cataluña denunció la semana pasada que hubo «carencias» de información, comunicación y coordinación entre los servicios de salud y sociales que intervinieron en el caso.