Ocio en Barcelona

Cinco lugares para pasar una Navidad distinta en Barcelona

De un palacio modernista a la Filmoteca de Barcelona, el espíritu navideño no tiene límites

BARCELONAActualizado:12345
  1. En un palacio modernista

    Interior de la Fonda España
    Interior de la Fonda España - ABC

    El espacio del restaurante Fonda España es único en Barcelona, fue proyectado por el arquitecto Domènech i Montaner y es uno de los vestigios del modernismo más hermosos de la ciudad. Solo por ello, el restaurante merece una visita. Si además, se tiene en cuenta que el asesor de su cocina es Martin Berasategui, la experiencia es un no va a más. Ofrecen menús tradicionales para la noche del 24 de diciembre, el día de Navidad, San Esteban, Noche vieja, el primer día del año y Reyes. El mejor sitio para tener una hermosa y dulce Navidad.

  2. Como voluntario

    Dedicar tiempo a los demás, el mejor regalo que se puede hacer
    Dedicar tiempo a los demás, el mejor regalo que se puede hacer - RODRIGO GRIFFON

    Dedicar tiempo en Navidad para los demás es el mejor regalo que se puede dar. Hay muchas iniciativas en Barcelona en las cuales se puede participar, desde juntar ropa y juguetes para llevar a alguna de las asociaciones que recolectan en estas fechas (como la AMPA Escola El Turó, en Nou Barris), hasta participar como voluntario para acompañar a familias en exclusión, niños o ancianos. En la asociación Amics de la Gent Gran, por ejemplo, colaboran con familias que quieran invitar a su casa en Navidad a algún adulto mayor que de otra forma pasaría las fiestas solo. Ellos mismos organizan también una cena navideña donde reúnen a más de 300 personas, entre ellos voluntarios y ancianos. Existe también la opción de comprar la cena navideña a entidades sociales como Fundació Aredo o la Fundació Rubricatus, dedicadas a la ayuda de mujeres y de personas con discapacidad (respectivamente). Nada mejor para inculcar a los pequeños que vivir una Navidad distinta y colaborativa.

  3. De segunda mano

    Una de las paradas del Palo Alto Market
    Una de las paradas del Palo Alto Market - ABC

    También asociaciones a lo largo y ancho de Barcelona organizan mercadillos de prendas y objetos de segunda mano, así como elaborados por personas en exclusión social o pequeños emprendedores. Durante todo el mes y hasta el día de reyes, hay tiendas pop up y mercadillos varios a los que seguirles la pista. Hoy más que nunca una Navidad diferente puede ser ponerle un freno al consumismo, buscar regalos que ayuden a otros o reutilizar productos que siguen en buen estado. Nunca como este año se han llevado a cabo en esta ciudad tantos mercadillos de este tipo (Lost and Found, El Zapato Rojo, Twice Market, Palo Alto Market, Flea Market, Va de Maletas, Two Market y más). ¡Hay que aprovecharlos!

  4. Frente al mar

    La Pepa del Mar
    La Pepa del Mar - ABC

    La alegoría de la Navidad tiene más que ver con una villa alemana en medio de las montañas con nieve, vino caliente, ponche y muchos abrigos, que con la playa. Pero, claro, nada está escrito. El loco clima de este año y la cercanía del Mediterráneo permiten en Barcelona tener una Navidad diferente sin tener que tomar un avión a las Canarias. Un viaje en tren de media hora (o un paseo en auto) nos lleva a Sitges, con algunos grados más de temperatura. Aquí, al frente de la Playa de San Sebastián, La Pepa del Mar ofrece una Navidad tradicional pero con vistas al mar. Dicen que los arroces se disfrutan más en la playa en invierno, cuando calientan el cuerpo y las vistas no están contaminadas de sombrillas. Pues eso, ofrecen además un menú navideño cerrado.

  5. En la Filmoteca

    Fachada de la Filmoteca
    Fachada de la Filmoteca - ABC

    Justamente la Filmoteca de Barcelona, ubicada en el Raval, ofrece un ciclo de películas de nombre «Una Navidad diferente». En él, retrata diferentes puntos de vista de las fiestas. Tim Burton, Alex de la Iglesia, entre otros, son los protagonistas de esta propuesta que invita a ir al cine a buscar nuevas ideas y puntos de vista de la Navidad.