Una imagen reciente de los exteriores de la piscina de Ripoll en la que sucedieron los hechos
Una imagen reciente de los exteriores de la piscina de Ripoll en la que sucedieron los hechos - EFE
CATALUÑA

Los padres de la niña muerta en la piscina de Ripoll no buscan «venganza» pero sí saber qué pasó

La juez decide investigar a todos monitores que se se hacían cargo del grupo escolar de P-4

ABC.ES
BARCELONAActualizado:

Los padres de la niña de cuatro años que falleció el pasado 19 de mayo ahogada en la piscina de Ripoll mientras realizaba una clase de natación buscan en el proceso judicial abierto "saber qué pasó y no venganza", según han informado sus abogados, Carles Monguilod y José María Fuster-Fabra.

Ambos letrados se han personado a las 10:00 horas en el juzgado de Ripoll para asistir a las declaraciones ante el juez de las personas citadas por su relación con el caso. Éstas han quedado aplazadas, sin embargo, al haberse ampliado el número de investigados, que en un primer momento fueron el responsable de la instalación y un monitor. Finalmente, han quedado como investigadoslos cuatro monitores que vigilaban a la treintena de alumnos de la Escuela Pirineus de Campdevànol.

Carles Monguilod y José María Fuster-Fabra han explicado que defienden respectivamente al padre y a la madre de la víctima, que están separados legalmente, aunque "absolutamente unidos" en la causa. "No habrá dos líneas de actuación en el juzgado", ha explicado Monguilod, porque "el interés es el mismo, que es saber qué ha pasado y por qué murió una niña que no tuvo que morir nunca", según recoge Efe.

"Alguna cosa falló", ha indicado el abogado del padre, quien ha reiterado que el interés de éste y de su expareja es de averiguar si alguna cosa se hizo mal y "quién puede ser responsable de esta conducta que, en principio, parece claramente negligente". José María Fuster-Fabra también ha insistido en esa voluntad de conocer qué sucedió el día de los hechos, porque "parece incomprensible" que la menor "se quedase descolgada del grupo y nadie se diese cuenta"

"Lo primero que quieren los padres no es una venganza, sino saber qué pasó y por qué pasó", ha concluido Fuster-Fabra antes de entrar en los juzgados. La niña falleció después de que, una vez los alumnos se encontraban en el vestuario, la echasen en falta y la encontrasen en el agua ahogada, según desveló la autopsia.

Declaraciones aplazadas

La juez que instruye el caso ha aceptado la petición de los abogados de aplazar al 14 de junio las declaraciones previstas para hoy al haberse ampliado el número de investigados. El objetivo es que, al haberse producido esa nueva situación en la causa, tengan tiempo para estudiarla antes de comparecer ante la juez.

"Ni las defensas ni nosotros hasta ahora habíamos tenido acceso al atestado y a lo investigado por los Mossos d'Esquadra, de ahí que todos, de común acuerdo, hayamos decidido suspenderlo", ha indicado Fuster-Fabra.

Una portavoz judicial ha explicado además que el Ayuntamiento de Ripoll y la Escuela Pirineus de Campdevànol, a la que pertenecía la menor, están citados como posibles responsables civiles.