Cataluña quiere echar al Gobierno central de sus instituciones culturales
El conseller de Cultura, Ferran Mascarell (al fondo), durante una reunión este miércoles con los responsables de los principales equipamientos culturales públicos catalanes - efe

Cataluña quiere echar al Gobierno central de sus instituciones culturales

«No tienen sentido sillas vacías a cambio de nada», justifica el consejero Mascarell

barcelona Actualizado:

Tirando de ese hilo que dejó suelto el portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, al calificar de «vergüenza» la inversión del Estado en Cataluña, e l consejero de Cultura, Ferran Mascarell, apuntó este miércoles de nuevo hacia Madrid para señalar que «las relaciones con el ministerio de Cultura no son sostenibles» y acusar al ministerio de querer «desmantelar las grandes instituciones culturales de Cataluña».

Así, pocos meses después de que el propio gobierno catalán anunciase un recorte adicional de entre 10% y el 15% en su aportación a espacios como el Gran Teatre del Liceu, el MNAC, el Teatre Lliure, el TNC o el MACBA, Mascarell reunió ayer a los máximos responsables de algunos de estos equipamientos para expresar su malestar y, tal y como subrayó el consejero catalán, dejar las puertas abiertas a que el Ministerio desaparezca de los consorcios de los grandes equipamientos culturales.

«No tienen sentido sillas vacías a cambio de nada», apuntó Mascarell en relación a ese recorte en los presupuestos del 50% que se traduce, por ejemplo, en una disminución de 4,5 millones de euros en la aportación del Estado al Gran Teatre del Liceu. El consejero catalán también se apresuró en añadir que, pese a todo, no será la Generalitat la que supla la caída ministerial. «No estamos hablando de eso», sentenció un Mascarell a quien el PP Catalán recordó pocas horas después que, en los últimos dos años, la Consejería de Cultura ha rebajado 29 millones de euros en la partida destinada al MNAC, otros 29 al MACBA y ha llegado a recortar hasta en un 30% el gasto en cultura desde 2010.

«Ofensiva» del Ministerio

Con los números en la mano, lo que plantea Mascarell es que la rebaja de las aportaciones del Ministerio de Cultura, al que acusa de querer desaparecer del mapa cultural catalán, comporte la salida del Estado de patronatos de largo recorrido como el del MNAC, al que el ministerio entró a formar parte poco antes de su reapertura en 2004, o del Gran Teatre del Liceu, al que Generalitat y Gobierno ayudaron a renacer de sus cenizas asumiendo cada uno el 33% de la inversión inicial.

« Se está produciendo una ofensiva del Ministerio de Cultura destinada a desmarcarse de los grandes equipamientos culturales catalanes, y en concreto los que están en Barcelona, que podría desmantelar el sistema de grandes instituciones», denunció. Junto al Ayuntamiento de Barcelona quiere firmar una Declaración de Barcelona que recogerá las reclamaciones del sector.

El Ministerio de Cultura dijo en un comunicado que sigue firmemente comprometido con las grandes instituciones culturales catalanas.