Tercera jornada del juicio de la llamada «trama solar» de Zamora
Tercera jornada del juicio de la llamada «trama solar» de Zamora - ICAL
Tribunales

Testigos corroboran los beneficios obtenidos por los acusados en la «trama solar»

La exsecretaria general de Industria defiende que no se pudo favorecer a ninguna empresa

ZamoraActualizado:

Algunos de los testigos que declararon ayer en el juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Zamora por la denominada «trama solar» aseguraron que las empresas participadas por algunos de los acusados obtuvieron importantes beneficios económicos. De esta forma, el testimonio de estos testigos, entre los que figuran personas que participaron en algunas de esas sociedades, ha venido a corroborar el relato de hechos del Ministerio Fiscal, que sostiene que los acusados obtuvieron un beneficio económico cercano al millón de euros.

El juicio, juzgado mediante jurado popular, sienta en el banquillo de los acusados al exjefe del servicio territorial de Industria de Zamora, Francisco Bahamonde, por presuntos delitos de negociaciones prohibidas a funcionario y cohecho. Del mismo modo, figuran como acusados su hijo, una socia de éste, un expresidente de Pefaversa y un exjefe de Distribución de Iberdrola en Zamora por presunto delito de tráfico de influencias.

En la jornada de ayer también declararon como testigos la exsecretaria general del servicio de Industria, que ha sostenido que no había posibilidad de favorecer a unas empresas frente a otras porque todas tenían que cumplir unos determinados requisitos y la tramitación estaba «muy reglada».

Del mismo modo, prestó testimonio otra funcionaria que, tras iniciarse la investigación judicial a raíz de un documento llevado por el que era entonces nuevo presidente de Pefaversa a la Fiscalía, se encargó de revisar los 1.300 expedientes firmados por Bahamonde. Y es que un contrato de compraventa de acciones en el que se vinculaba a Bahamonde llevó a la Fiscalía a tirar del hilo y destapar una presunta trama solar en la que empresas vinculadas a los otros cuatro acusados supuestamente se favorecían de las autorizaciones administrativas de instalaciones solares fotovoltaicas a las que el exjefe del Servicio de industria ebía dar el visto bueno final como responsable de Industria en esta provincia. El caso se remonta a hace casi una década tras casi nueve años de investigación. Las defensas piden la absolución al entender que no existía tal trama y que el jefe de Industria estaba obligado a dar las autorizaciones cuando cumplían todos los requisitos establecidos. El propio Bahamonde se ha considerado una víctima de este caso al englobarle en el saco genérico de la corrupción. Sin embargo, el Ministerio Fiscal sostiene que la supuesta trama logró unos beneficios cercanos al millón de euros con las autorizaciones de parques fotovoltaicos y huertos solares.