La consejera de Familia, Alicia García, con los representantes del Consejo de Servicios Sociales
La consejera de Familia, Alicia García, con los representantes del Consejo de Servicios Sociales - ICAL

Un plan «pionero» aborda el «grave problema» de la violencia intrafamiliar

El teléfono 012 ofrecerá información especializada a las víctimas

ValladolidActualizado:

Maltrato infantil, a los mayores; violencia filioparental, senil, de género y otras dentro de la pareja; malos tratos al cuidador o a personas con discapacidad. Es la triste realidad que también puede convivir entre las cuatro paredes de un hogar. Y a su prevención, detección y ayuda para salir de ella es a lo que va dirigido el Plan de prevención de violencia intrafamiliar, «pionero» en España, cuyo borrador presentado este viernes por la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, al Consejo de Servicios Sociales, para que haga sus aportaciones a un texto con el que por «primera vez en España» se aborda de forma «integral» este «grave» y «complejo problema».

Y es que son múltiples y diversas las formas en las que se puede presentar: de padres a hijos, de vástagos a progenitores, hacia las personas mayores o con discapacidad, dentro de la pareja... con agresiones físicas, psicológicas, sexuales, patrimoniales... Afecta a diferentes grupos de personas en formas distintas y, por eso, «necesita un marco de actuación global» que permita «ser más eficiente» y «rápidos» en la respuesta, ha subrayado García.

De ahí que una de las tres patas sobre las que se sustenta este plan es el análisis del contexto, para poder llevar a cabo un diagnóstico de la situación, pues hasta ahora se ha analizado de forma sectorial y «no» hay datos globales, señaló García. Una vía para poder arrojar luz sobre la «magnitud» de la violencia intrafamiliar, con el fin de «sensiblizar» y «concienciar» sobre este problema, en el que confluyen «muchos tipos de violencia», así como y la «necesidad» de solucionarlo.

Formación, «clave»

El segundo bloque está centrado en el análisis de la protección contra el maltrato en Castilla y León, mientras que es en el tercero en el que se fija el contenido del plan, organizado en diez líneas estratégicas de actuación con casi una veintena de objetivos estratégicos y 120 actuaciones. Entre las novedades, un teléfono (en principio será el 012) que con profesionales especializados en la materia ofrecerá información y orientación sobre la violencia intrafamiliar tanto a los miembros de una unidad en la que se sufra como a cualquier ciudadano. Además, se hará especial hincapié en la formación, reforzándola para los profesionales de sanidad, educación, servicios sociales y tercer sector, pues se considera un «pieza clave». Y también formación, en diferentes formatos y ámbitos, para las propias familias y personas que participen en la red de voluntariado.

Si algo destaca en este plan es la incidencia en la importancia de la sensibilización como clave «fundamental» para que la sociedad tome conciencia, indentifique y reconozca las situaciones de violencia dentro de una familia. Y también pone especial énfasis en materia de detección y evaluación del riesgo, «esencial» para la «erradicación» de esta violencia. En este sentido, por un lado, pretende dotar a los profesionales que trabajan en ámbitos que puedan estar relacionados con este tipo de violencia de herramientas de valoración y protocolos específicos para la detección precoz y unos criterios de actuación unificados.

Por otro, busca ofrecer ayuda a las familias que puedan estar viviendo este tipo de situaciones a través de un servicio de apoyo. En este sentido, además del servicio de atención telefónica, otra de las novedades es que se quiere establecer la «activación» de los ingresos residenciales en «situaciones de prioridad social» en los casos necesarios de malos tratos o de violencia de género a personas mayores o con discapacidad. También contempla programas de intervención específicos de violencia filioparental, dirigidos a menores de 14 años, así como a condenados por delitos de esta naturaleza. Las consejerías de Educación y Sanidad han participado, junto a la de Familia y Servicios Sociales, en la elaboración de este plan, con vigencia 2019-2023.

Los datos sectoriales que hasta ahora se manejan arrojan, por ejemplo, que de 2007 a 2017 han pasado de 37 a 85 las sentencias con medidas a hijos por violencia hacia los padres (filioparental) y suponen el 11% de los fallos, en la línea con el promedio nacional. En cuanto al perfil, el 68% son chicos, con una edad media de 16 y 17 años, que baja a los 14-15 para ellas. Casi nueve de cada diez, españoles. Un 16,8 por ciento han aumentado las denuncias por violencia de género y 58 menores se han quedado huérfanos en la Comunidad desde 2013 por la muerte de sus madres (34 mujeres) víctimas de la violencia de género.