Bollain, Fernández, Guillén Cuervo y Bayona muestran sus Espigas de Honor
Bollain, Fernández, Guillén Cuervo y Bayona muestran sus Espigas de Honor - HERAS
Seminci

Orgullo del cine español

Una gran fiesta reúne a varios de los principales actores y directores nacionales con Concha Velasco a la cabeza

ValladolidActualizado:

Si la presencia del actor Matt Dillon dio relumbrón el sábado a la inauguración de la 63 edición de la Semana Internacional del Cine de Valladolid, ayer tocó honrar al cine español con cuatro espigas de lujo -Eduard Fernández, Iciar Bollain, Juan Antonio Bayona y Cayetana Guillén Cuervo- y una actriz, Concha Velasco, que las merece todas. Junto a ellos, pasearon por la alfombra «verde» y acudieron a la fiesta nocturna celebrada en la Cúpula del Milenio otros artistas consagrados del panorama patrio como Luis Tosar, Najwa Nimri, Julio Médem y la mágica Geraldine Chaplin -que entregaron los premios en el escenario del Teatro Calderón-. La nómina del autoproclamado como Día del Cine Español se completó con el equipo artística de la película «Jaulas», a concurso en la sección oficial. Juan a su director, Ni colas Pacheco, jóvenes actores con proyección como Estefanía de los Santos, Marta Gavilán o Belén Ponce de León, junto a los más veteranos Antonio Dechent o Manolo Caro.

Concha Velasco, tan querida como siempre en Valladolid, acompañaba esta vez a su hijo, Manuel Velasco, responsable del cortometraje «Mañana y siempre». Con ellos, la actriz Kira Miró (Fran Perea no pudo asistir). Otras caras conocidas que se sumaron al festejo fueron el director José Luis Cuerda, y los actores y humoristas (y presentador) Carlos Areces y Arturo Valladolid, junto a los premiadísimos Manolo Solo y Raúl Arévalo.

Antes de la gala, los cuatro «espigas» atendieron a los medios de comunicación. Allí, Bayona sostuvo que las nuevas generaciones han perdido los prejuicios que arrastraba el cine español, una idea en la que coincidió con la presentadora de «Versión Española», quien valoró la aportación de este programa para cambiar la imagen que se tenían de las creaciones nacionales, de las que la cineasta Iciar Bollain valoró su variedad y el actor Eduard Fernández los avances en calidad.

Mientras, Concha Velasco, calificada por el director de la Seminci, Javier Angulo, como «la gran figura del cine y del teatro de Valladolid», «s un cuento bellísimo, una historia preciosa, con el cual queremos transmitir lo que es la osteoporosis, una enfermedad silenciosa que afecta principalmente a las mujeres», deslizó la veterana intérprete desde el escenario.

Después de lamentar que el aforo del recinto no llegase a tener la mitad de las butacas cubiertas («estoy acostumbrada a verlo lleno», explicó), dejó paso al director del corto, que definió a su madre como «la mejor actriz de España».