El portavoz del PSOE, Jorge Pérez Robles (D), junto a Juan José Moro (i), tras presentar la moción de censura en el Ayuntamiento de Vilaquilambre
El portavoz del PSOE, Jorge Pérez Robles (D), junto a Juan José Moro (i), tras presentar la moción de censura en el Ayuntamiento de Vilaquilambre - ICAL

La oposición se une en una moción que desbancará al alcalde de Villaquilambre por el caso Enredadera

Deberá ratificarse en el pleno del próximo 7 de septiembre, en el que se propondrá al portavoz del PSOE como nuevo regidor

LEÓNActualizado:

A primera hora de ayer la oposición de Villaquilambre (León) presentó en el registro del Consistorio una moción de censura para arrebatar la Alcaldía del municipio al «popular» Manuel García. Ésta deberá ser ratificada en el pleno que se celebrará el 7 de septiembre, pero cuenta ya con el respaldo de todos los grupos de la oposición -Izquierda Unida, Ahora Villaquilambre, UPL y UPyD-, quedándose fuera de ella únicamente el PP y dos de las concejalas no adscritas, Carmen Pastor y Ana I. Sánchez, que aseguraron necesitar tiempo para fijar su posición sobre una medida que consideraron «precipitada y secreta».

La moción propone como relevo en el cargo del regidor del PP al portavoz socialista, Jorge Pérez Robles, que aseguró que es la implicación de Manuel García en la Operación Enredadera, así como de al menos una de las concejalas del equipo de Gobierno, presentes en las conversaciones grabadas por la UDEF y que figuran en el sumario, el detonante de una maniobra que persigue «devolver a Villaquilambre la credibilidad y la estabilidad perdida». El actual alcalde fue detenido el pasado 3 de julio en el marco de la operación anticorrupción y horas después fue puesto en libertad sin cargos.

Comisión de investigación

Así, Pérez Robles defendió la moción como «un gesto necesario de regeneración democrática» que permitirá al municipio del alfoz leonés ser guiado «con honradez» hasta unas elecciones que recordó que están ya «muy próximas».

Esta medida no ha supuesto, sin embargo, un freno a la comisión de investigación que promovió el propio alcalde y que celebró ayer su segunda reunión. El actual regidor es también procurador por el Partido Popular en las Cortes, por lo que presidirá la comisión de Fomento y Medio Ambiente en la que tiene que comparecer el consejero del área, Juan Carlos Suárez-Quiñones, para dar explicaciones sobre su aparición en el sumario de la Operación Enredadera. Una posición que en los últimos días recibió críticas por parte de los grupos.

El PP gobernaba hasta el momento el Consistorio con cinco ediles y con el apoyo de dos concejales de UPL, uno de UPyD, y un concejal no adscrito que pertenecía a Ciudadanos, mientras que en la oposición se encuentran los tres ediles del PSOE, dos de Ahora Villaquilambre, uno de Izquierda Unida y otros dos ediles no adscritos, que también pertenecían a Ciudadanos.

La moción está respaldada por 9 de los 17 ediles y no la han podido firmar los tres ediles no adscritos por la normativa que rige la presentación de mociones de censura en municipios, al tener que pertenecer a un grupo político. «No podíamos quedarnos parados. Todos los grupos políticos hemos pedido un gesto de higiene democrática del PP y lo único que nos hemos encontrado es silencio y disculpas», incidió Jorge Pérez Robles.

En el foco de la investigación está el contrato por 14.399 euros adjudicado a la empresa Gespol SL a finales del pasado año para la compra del «aplicativo de gestión policial», así como la futura concesión de un contrato para la instalación de semáforos, foto rojos y gestión de multas, informa Efe.

García se defendió en repetidas ocasiones recordando que no está imputado, no ha sido llamado a declarar y que no existe ninguna grabación suya en el sumario, a excepción de la mención que de su persona hacen terceros implicadas.