El consejero de Educación, Fernando Rey (en el centro), junto a las responsables de Familia y Hacienda, entre otros, en la visita al centro de educación especial de Valladolid
El consejero de Educación, Fernando Rey (en el centro), junto a las responsables de Familia y Hacienda, entre otros, en la visita al centro de educación especial de Valladolid - F. HERAS

Rey: «No se va a cerrar ningún centro de educación especial»

«Una cosa es la inclusión y otra la eliminación», advierte el consejero

VALLADOLIDActualizado:

El consejero de Educación, Fernando Rey, ha hecho este viernes una defensa a ultranza de los centros de educación especial tras el anuncio realizado desde el Gobierno de su hipotético cierre en aras de buscar la inclusión total de todos sus alumnos en los centros educativos normalizados. Rey ha sido rotundo en este sentido: «Ni en España ni en Castilla y León se van a cerrar estos centros porque una cosa es la inclusión y otra la eliminación». «Educación especial sí; inclusión sí», ha espetado.

El consejero se ha expresado así durante la visita que ha realizado al nuevo Centro de Educación Especial de Valladolid, acompañado de la consejera de Familia, Alicia García, y de la de Economía, Pilar del Olmo, así como de miembros del equipo de Gobierno del Ayuntamiento vallisoletano, como Victoria Soto. En este escenario, Rey ha explicdo que «hay una enorme confusión conceptual» en torno a este tipo de centros en los que, ha dicho, se ha modificado su configuración respecto a hace años y así, por ejemplo, no se deriva a ningún niño si sus padres se oponen, cuando antes era una imposición. De ahí que, ha apuntado, hay que tener en cuenta varios aspectos que justifican la existencia de estos centros y la primera es que «los alumnos están en ellos porque quieren sus padres y hay que respetar su libertad de elección».

«Tranquilidad»

Fernando Rey ha destacado cómo estos menores disponen de una agenda de trabajo, salen y se relacionan con otros pequeños sin discapacidad. «Nuestros centros son inclusivos», ha insistido el consejero de Educación y ha transmitido «tranquilidad a las familias». Además, ha asegurado que estos centros son «la joya de la corona» de la educación de la Comunidad y ha recordado que a veces «hay más profesores y cuidadores que alumnos».

El Centro de Educación Especial de Valladolid está en funcionamiento desde el pasado mes de enero después de una obra y posterior equipamiento que han precisado de una inversión de 7,3 millones de euros procedentes de la Junta, aunque el mantenimiento del edificio es del Ayuntamiento al ser su propietario. En el presente curso están matriculados 88 alumnos que disponen de 25 profesores, servicio de orientación educativa, 17 ayudantes técnicos, tres fisioterapeutas, dos enfermeras y un ordenanza.

A las puertas del centro se concentraron este viernes padres de niños con estas necesidades educativas especiales que, mostrando corazones verdes, demandaban el mantenimiento de este recurso educativo. Allí mantuvieron un breve encuentro con la concejala de Educación, Victoria Soto, a la que trasladaron su posición y reprocharon el planteamiento del Gobierno socialista de cerrar estos centros.