Reunión de la Junta de Portavoces de las Cortes
Reunión de la Junta de Portavoces de las Cortes - ICAL

El adelanto electoral obliga a cerrar listas a las generales con las del 26M aún abiertas

Los diferentes partidos aseguran que ya están «preparados» para el 28 de abril

VALLADOLIDActualizado:

La posibilidad de un adelanto electoral estaba sobre la mesa desde hace tiempo, sobre todo teniendo en cuenta la inestabilidad sobre la que se sustenta el Gobierno en minoría de Pedro Sánchez. Pero lo cierto es que el adelanto de las generales al 28 de abril dado a conocer ayer por el presidente del Ejecutivo de la Nación, casi un mes antes de la cita ya prevista con las urnas el 26 de mayo con motivo de los comicios municipales, autonómicos y europeos, obliga a cambiar el ritmo a los partidos, que estaban ya inmersos en esa cita.

Todos aseguran estar «preparados» para someterse al veredicto de los ciudadanos por partida cuádruple en una primavera que se augura teñida de una amplia gama de colores de las papeletas. Aunque para que florezca, deberán cambiar el orden de «siembra» de candidatos. Inmersos como estaban hasta ahora todos en la elección y designación de los aspirantes a ayuntamientos y el Parlamento autonómico, deberán dar prioridad -por razón de calendario- a quienes compondrán las listas al Congreso y al Senado. Y teniendo además en cuenta que el abanico de fuerzas con opciones a lograr un escaño se abre, por lo que ya nada hay más o menos seguro en cuanto al reparto de puestos y obliga a afinar bien la composición de las candidaturas.

En el caso del Congreso, 31 escaños a repartir entre las nueve provincias, que en la última cita electoral se llevó por mayoría el PP, con 18 actas, el doble que el PSOE, que únicamente conservó una diputado por circunscripción. Podemos tiene tres parlamentarios y Ciudadanos únicamente, uno. Las dos nuevas fuerzas no lograron presencia en el Senado, donde populares y socialistas se repartieron las 36 actas en juego, sólo nueve para la formación de la rosa.

Ahora, los partidos tendrán que designar sus aspirantes a las Cortes Generales antes de haber cerrado aún las listas a las municipales y autonómicas, que en general únicamente sólo tienen definidos los grandes puestos. Y en algunos casos ni eso, como Ciudadanos, que había aplazado a finales de este mes o principios de marzo la designación de su candidato a la Presidencia de la Junta, con la incógnita abierta sobre si repetirá Luis Fuentes. Para los ayuntamientos, ni un nombre.

Más avanzados están los otros tres grandes partidos en esta labor, pero ni PP ni PSOE ni Podemos han completado todavía las candidaturas, y en la formación morada aún con la incertidumbre de si concurrirán en confluencia con Izquierda Unida, algo que cada vez se ve más complicado, según confirmó ayer su secretario autonómico, Pablo Fernández, quien será el cabeza de cartel en las autonómicas.

Alfonso Fernández Mañueco y Luis Tudanca serán los cabezas de lista de PP y PSOE, respectivamente, de cara a hacerse con la Presidencia de la Junta, pero poco más han avanzado -al menos públicamente- en el resto de las listas, cuya composición tendrán que alternar ahora con las de las generales. Para las municipales, ambos partidos tienen definidos los candidatos a las alcaldías de las nueve capitales, pero con cuentagotas van cerrando los del resto de ayuntamientos. En ambos casos, eso sí, sin las candidaturas aún completadas.

«Superdomingo» por ahorro

Un adelanto electoral de las generales que este viernes han acogido con diversidad de pareceres entre las distintas formaciones. Más efusividad en el PSOE y muchas críticas sobre todo desde las filas del PP, que abogaba por un «superdomingo» el 26 de mayo con cuádruple cita electoral por razones de «ahorro» económico que ayer volvieron a esgrimir.

Sí coincidieron en verse todos como ganadores el próximo 28 de abril. En «volandas» a La Moncloa se mostró seguro el presidente del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que llevarán a Pablo Casado. Con un reiterado «llamamiento» al electorado «del centro y la derecha», defendió al PP como el «antídoto» frente a la «izquierda radical» que ha «pactado con comunistas y con aquellos que quieren romper España y romper la igualdad entre todos los españoles». El portavoz parlamentario del PP, Raúl de la Hoz, censuró que Sánchez no haya optado por el «superdomingo» por «egoísmo» e «interés personal». Como un «error económico» calificó la consejera de Economía y Hacienda y candidata del PP a la Alcaldía de Valladolid no haber hecho coincidir las generales con las municipales y autonómicas. Un argumento defendido por diversas voces populares.

E incluso por el líder de Podemos. Pablo Fernández lamentó el adelanto electoral y reconoció que él era más partidario de haber hecho coincidir los diferentes procesos electorales por «ahorrar dinero». Como una «oportunidad histórica» ve Luis Fuentes (Cs) la cita del 28 de abril, aunque lamentó que no se haya convocado antes tras las moción de censura que aupó a Sánchez a la Presidencia del Gobierno.

Optimista, Luis Tudanca subrayó que «el PSOE tiene los deberes hechos» para afrontar la cita fuera cuando fuera y se congratuló de que el presidente no haya optado por el «superdomingo» reclamado por el PP.