El presunto asesino de Mónica Berlanas, este lunes durante el juicio
El presunto asesino de Mónica Berlanas, este lunes durante el juicio - EFE

El acusado de degollar a su expareja en Arévalo calla en el juicio

El fiscal, que solicita 26 años de prisión, relata cómo la mató en presencia de su hija de tres años

Ávila Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El acusado de matar en la localidad abulense de Arévalo en 2016 a su expareja, con la que ya no vivía, se negó ayer a declarar en el juicio con jurado popular que arrancó este lunes y para el que se piden hasta 26 años de cárcel.

Antes de que el acusado decidiera no responder ni siquiera a su abogado, el representante del ministerio fiscal relató que el asesinato se produjo «con alevosía» y ocurrió en octubre de 2016 después de que Mónica Berlanas llevase varios meses sin convivir con el acusado y de que estuviera iniciando una nueva relación que Jonathan de la Fuente no admitía, por lo que llegó a sustraerla el teléfono móvil y copiar los mensajes que se cruzaba con otro hombre. «Esto lo tengo que arreglar yo, como hombre y como todo», dijo el fiscal que llegó a afirmar el acusado, que subió a la vivienda donde residía la mujer con sus dos hijas de 3 y 2 años, y llevó a cabo la agresión, lo que provocó que la mayor de las niñas se despertara y que aún a día de hoy reciba tratamiento psicológico.

«La casa se convirtió en una auténtica ratonera para ella», señaló antes de contar que tras una discusión la agredió con un cuchillo jamonero de 35 centímetros de hoja. También apuntó que el acusado era «experto en el manejo de los cuchillos» por su profesión de pescadero. Según el relato, el acusado golpeó a la mujer en la terraza mientras que ella profirió gritos: «Me mata, me mata, me mata» y pidió auxilio al vecino, por lo que J.F.C. bajó la persiana y «lanzó varias cuchilladas a la cara» a la víctima, a la que agarró por detrás y degolló, por lo que murió desangrada. Ella no llegó a defenderse, «no tenía una sola lesión de defensa», ya que «solo usó las manos para evitar ser degollada», según quiso destacar el representante de la Fiscalía.

Tras esta agresión, el acusado envió un mensaje al hombre con el que ella estaba iniciando una relación en el que dejó constancia del hecho: «Mónica te quería a ti, pero no me he podido resistir y la he matado», a la vez que remitió otro a sus padres en los que aseguraba haberles «arruinado al vida». Mientras, la acusación particular subrayó como el hecho «ha destrozado la vida por completo» a las hijas y a la familia, y calificó el asesinato como «brutal».

Por su parte, la defensa solicita que el delito sea considerado homicidio, y pidió a los miembros del jurado que se atengan a las pruebas que se conozcan en el juicio. Según dijo, «no hubo alevosía ni ensañamiento» y reclamó el «derecho a la defensa» de su cliente.

«Justicia por Mónica»

Desde primera hora de la mañana, un centenar de personas se concentraba ante la Audiencia Provincial de Ávila con numerosas pancartas en rechazo a la violencia de género y a este caso. Muchos de ellos proceden de la localidad natal de la mujer fallecida, Nava de Arévalo, y entre todas las pancartas destacaba una con una foto de la mujer y la leyenda «Justicia por Mónica».