El incendio se ha quedado al borde de la basílica visigoda - José Ignacio Carmona

Un incendio rodea Santa María de Melque

Las llamas se quedan al borde de uno de los templos visigodos mejor conservados de España

ToledoActualizado:

Poco antes de la una de la madrugada de este miércoles ha quedado extinguido el incendio que se declaró sobre las 21 horas del martes en los alrededores de la ermita de Santa María de Melque, situada en el término municipal de San Martín de Moltalbán, en la provincia de Toledo, y de gran valor histórico-artístico. Santa María de Melque nació como conjunto monástico en los siglos VII y VIII en las cercanías de la que era la capital del reino visigodo, Toledo. Su fecha de construcción inicial es muy antigua, el siglo VII, que coincide con el final del reino visigodo.

Las llamas se iniciaron sobre las nueve de la noche y una persona que se encontraba en el lugar dio la voz de alarma. Rápidamente se desplazaron al lugar los servicios del Consorcio Provincial de Extinción de Incendios, así como Protección Civil y el Seprona de la Guardia Civil, según ha explicado a ABC la alcaldesa de San Martín de Montalbán, Gema Calderón. Afortunadamente, el monumento no ha resultado dañado, aunque las llamas se quedaron muy cerca del porche, que está cobijado por un tejado de madera.

Vista panorámica del terreno arrasado junto al yacimiento
Vista panorámica del terreno arrasado junto al yacimiento - José Ignacio Carmona

El terreno que circunda el monumento, que se encuentra aislado en medio del campo, ha sido recientemente desbrozado y limpiado por la Diputación Provincial de de Toledo, que en 1968 adquirió el complejo y lo restauró, rehabilitando la iglesia y también los edificios anejos donde se instaló el centro de interpretación de Santa María y el mundo visigótico.

Preguntada la alcaldesa por qué medidas se han tomado para evitar que hechos similares vuelvan a ocurrir, ha señalado que al ser l a Diputación la propietaria del monumento debe ser esta administración quien determine estas medidas. «La verdad es que se apagó rápidamente lo que es el entorno, que se ha visto un poco afectado, pero no ha afectado al patrimonio de la ermita. Nos hemos dado un gran susto porque el humo estuvo muy cerca del tejado de madera, pero la verdad es que los servicios han sido rápidos y se apagó muy pronto. Imagino que la Diputación tendrá en cuenta las medidas preventivas por si algo similar vuelve a ocurrir. De todas formas, hay vigilancia, esta mañana he visto al vigilante y estaba muy pendiente, si había algo de humo lo removía, con lo que el patrimonio está vigilado».