El barcelonista Dika Mem trata de lanzar con la oposición de los conquenses David Mendoza y Martín Doldan
El barcelonista Dika Mem trata de lanzar con la oposición de los conquenses David Mendoza y Martín Doldan - EFE

34-18: El Barça, demasiado rival para un agotado Liberbank Cuenca

Pese a la abultada derrota, los conquenses han cuajado una excelente Copa del Rey derrotando a Bidasoa y Granollers

Actualizado:

El Barça Lassa cumplió los pronósticos y se llevó por sexto año seguido la Copa del Rey de balonmano al imponerse este domingo por 34-18 a un agotado Liberbank Cuenca que solo pudo resistir 25 minutos. Pese a la abultada derrota, los conquenses han cuajado tres días fantásticos en Alicante, derrotando a Bidasoa (33-36) y Granollers (26-22), y metiéndose en la primera final de su historia.

Consciente de la superioridad física del Barcelona, que pudo rotar a sus jugadores durante los encuentros de cuartos y semifinales, el Liberbank apostó por imponer un pausado ritmo de juego. Mientras, su rival, liderado por un efectivo Aron Palmarsson, se situó con una ventaja de cuatro tantos (12-8) que parecieron romper la final.

Sin embargo, si algo ha demostrado en esta Copa el conjunto conquense es una fe inquebrantable, un carácter irreductible que ejemplifica como pocos el brasileño Thiago Ponciano, que con sus poderos lanzamientos lejanos consiguió lo que parecía imposible: reenganchar de nuevo al Liberbank al partido (12-11).

La remontada fue un espejismo y los blaugranas estiraron de nuevo su ventaja hasta los cuatro goles (16-12 al descanso). Después llegó el apagón ofensivo del Liberbank y la final se acabó a falta de 20 minutos (25-14). Aun así no bajó el ritmo el Barça y acabó ganando por 16 goles, demostrando la distancia sideral que ahora le separa del resto de equipos españoles.