Un siglo del desastre naval más olvidado de Canarias

Valbanera permanece en el fondo del mar en las arenas movedizas del Bajo de la Media Luna, a cuarenta millas al oeste de Cayo Hueso. Cuba se suma a medidas de Accomar y Museo Elder de homenaje a las 488 víctimas desaparecidas

Las Palmas de Gran Canaria Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Se cumple un siglo del trágico naufragio del trasatlántico Valbanera, el mayor desastre naval español en tiempos de paz, su desaparición en aguas caribeñas, con 488 personas a bordo, continúa encerrando incógnitas.

La Asociación Canaria de Cultura Marítima, Museo Elder y Gobierno de Cuba preparan una exposición sobre este suceso para rendir homenaje a la industria portuaria y a las víctimas. La medida busca sacar del olvido este suceso ocurrido en 1919 en Cayo Hueso, que inspiró a Ernest Hemingway a escribir el cuento «Después de la Tormenta» (After the Storm). Los viejos marinos lo llaman «The Ghostship of the Quicksands» (el buque fantasma de las arenas movedizas).

Los canarios llevaban gofio, higos pasados y pescado seco. En la actualidad, su rescate es complejo y costoso, y hasta la fecha los problemas económicos han impedido reflotarlo. En medio del silencio del océano, hundidos en arenas movedizas atestadas de tiburones y barracudas, descansan eternamente cientos de canarios desde hace casi un siglo y Accomar pretende que su efeméride oficial en el Archipiélago sirva para honrar su memoria.

Los hechos

Valbanera fue un barco de pasajeros español que fue construido por Charles Conell Company de Glasgow en 1906. Tenía 399.7 pies de largo, tenía una viga de 48 pies y desplazaba 499 toneladas brutas. Estaba en camino a Cuba cuando fue hundido por un huracán en septiembre de 1919. La última vez que la vieron fue tratando de llegar a La Habana el 12 de septiembre. Se recibieron algunos mensajes inalámbricos, pero nada que indicara angustia inmediata. Más tarde, se hicieron esfuerzos para contactar a la nave, pero no hubo respuesta.

El histórico buque, de la compañía Pinillos, Izquierdo y Compañía, que a principios del siglo XX trasladaba a miles de emigrantes españoles a América, se hundió sin dejar supervivientes, en circunstancias aún sin aclarar, entre el 9 y el 12 de septiembre de 1919. El pecio permanece en el fondo del mar en las arenas movedizas del Bajo de la Media Luna, a cuarenta millas al oeste de Cayo Hueso.