El guardia civil García Nieto con Huséin I de Jordania en Lanzarote
El guardia civil García Nieto con Huséin I de Jordania en Lanzarote - ABC

Fermín García Nieto: «inventor» del 062, y guardia civil que se ganó el aprecio de Lanzarote

Creó en la primera oficina de prensa del Instituto Armado fuera de Madrid para defender la imagen del destino turístico en Europa. En 1981 80 guardias civiles gestionaban la seguridad ciudadana y defendían el medio ambiente en Lanzarote. 50 en Fuerteventura

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Si hay algo que tiene Lanzarote y Fuerteventura es el agradecimiento a integrantes de fuerzas de seguridad del Estado que, pudiendo optar por destinos más cómodos en la Península, deciden aventurarse en un territorio tan complejo como el canario por los equilibrios de dar un servicio público de calidad al tiempo que una seguridad para los turistas.

Ese es el caso del Fermín García Nieto, el «inventor» de colocar el número de teléfono 062 en los coches de la Benemérita sin pedirle permiso a nadie. El número existía pero poca la gente sabía cuál debía marcarse. En 1981 en Lanzarote había 50.000 habitantes y 80 agentes. 12.149 empleos directos dependían del turismo, el 49,7% de la población activa de la isla. En 1988 Arrecife de Lanzarote tenía 36.217 habitanrtes.

García Nieto era conocedor de la importacia del turismo en Canarias cuando optó por este destino. Y es que un accidente de tráfico o un apagón de luz en una ciudad peninsular quizás tenga impacto provincial. Pero en Canarias puede generar repercusión en lugares de proecedencia de turistas. Eso pasa actualmente con el drama de las pateras.

En 1981 este vallisoletano con experiencia en el Sáhara llegó de forma voluntaria a Arrecife de Lanzarote. Fermín García Nieto asumió entonces su cargo capitán jefe de la II Compañía de la Guardia Civil de Lanzarote y Fuerteventura.

Su misión era acelerar los tiempos de cobertura con la exigua plantilla de agentes. De un lado, por el impacto negativo de noticias que se pudieran derivar de sucesos en la isla en Alemania o Reino Unido. De otro, para garantizar la armonía por el aumento de población que generaba la industria del sector servicios.

Tuvo la ocurrencia de pintar el número «062« con una plantilla de cartón en los coches de la Guardia Civil

Entre otras medidas de innovación que aplicó en Lanzarote y Fuerteventura, fue crear para estas islas un gabinete de prensa propio. El primero fuera de Madrid y en la España de 1981. En aquella época solamente existía una oficina de diplomacia pública: en Madrid. El movimiento hecho en Lanzarote años después se entendió por toda la Península.

Si Lanzarote y Fuerteventura son excelentes destinos turísticos se debe a dos cosas además del trabajo de los canarios: La guardia civil velando por la seguridad y la Armada al llevar agua de consumo humano en la época que no existía desaladoras. Con el agua, llegó el cemento y la calidad de suministro al sector servicios al primer hotel de la isla: Fariones que dirigía Bienvenido Saavedra. A partir de ahí, creció el turismo.

En enero de 1982, apenas unos meses después de llagar a la isla, se debió establecer respuesta inmediata porque encalló el buque «Rolla 1» en la playa de Famara por una avería. Entre la Armada y la Guardia Civil se evitó un desastre de vidas humadas y ecológico. Se logró salvar a todos sus 23 tripulantes. El barco llevaba 4.000 toneladas de cemento desde Murcia y a Nigeria por Las Palmas.

En 2018, la Armada ha tenido que sacar las castañas del fuego en Fuerteventura por contaminación marina en Gran Tarajal y la Guardia Civil por la respuesta que aporta con el Seprona a la protección de la arqueología y el medio ambiente.

Dirigió los primeros controles de tráfico conjuntos entre la Guardia Civil y un cuerpo de Policía Local

Fermín García estableció una agenda de colaboración permanente con los ayuntamientos dando el protagonismo que les correspondía a los agentes de Policía Local. Hasta tal punto hubo química que se puso en marcha fuera de capital de provincia controles de tráfico conjuntos.

El agente, que venía de operar en el País Vasco y el Sáhara, recuerda que «siempre hubo excelente predisposición de los alcaldes, así como de los mandos y agentes de estas policías locales así con el resto de instituciones y ONG, que fueron inmejorables», recuerda García Nieto, ya retirado en Canarias. En aquella época, la inmigración extranjera era del 7%.

Turismo

En aquel periodo los efectivos en Lanzarote lo formaban 80 personas y en la isla de Fuerteventura sobre los 50. Si se calcula bajas médicas, descansos, eran muy pocos efectivos auque en el aquel periodo las puertas de las casas tenían siempre la llave puesta o estaban abiertas. La delincuecia era algo anecdótico.

El Puesto de la Guardia Civil de Puerto del Carmen, que tenía al frente al subteniente Pablo Carrasco con un cabo y ocho agentes, controlaban todo el municipio de Tías. Hasta ahí, todo normal; pero hay un dato: el municipio tenía entonces casi 20.000 plazas turísticas. Nueve personas para, al menos, 10.000 visitantes semanales diferentes. Y eso sin olvidar, obviamente, las obligaciones propias del cuerpo.

Fermín García Nieto destaca que hubo que ganarse a los isleños porque para ellos el turismo era un fenómeno nuevo. La seguridad se gestionaba también coordinando de forma permanente la información con directores de hoteles y policía local.

Estabilidad económica

Para comprender la tranquilidad de Lanzarote o Fuerteventura basta decir que el cuerpo de la Guardia Civil llegó a estas islas en 1927. Y fue en 1991 cuando, por primera vez y no se ha vuelto a repetir, hubo que mandar desde Gran Canaria a agentes antidisturbios. Precisamente, por un tema turístico. La Guardia Civil intervino para desalojar a los trabajadores del Apartahotel Fariones que se manifestaban contra el derribo del complejo.

García Nieto creó en Canairas el primer gabinete de prensa de la Guardia Civil fuera de Madrid

De Haría, Lanzarote, era el admirado por todos los lanzaroteños Artemi García Robayna, y en aquel periodo dirigía la seguridad de la isla Fernando Gómez Ferré, Pablo Carrasco Gordillo o José Carcía Pérez Macedo. Y es que los agentes han pasado de estar velando por la seguridad y el turismo a la combinación de ambas: proteger la sostenibilidad económica de las islas.

La llegada a Canarias de la primera patera fue en 1994 y fue en Fuerteventura. El despacho de los mandos de la Guardia Civil en estas dos islas no tenían espacio para tanta placa de agradecimiento. Desde unas fiestas populares a la entregada por alguna pareja de turistas a la que se ayudó en algún accidente. El Instituto Armado siempre ha estado muy vinculado y apoyando la ganadería de ambas islas.

Mandos

García Nieto llegó a Lanzarote, con mando sobre Fuerteventura, tras presentarse a ocupar esta plaza de forma voluntaria tras su salida de la Academia Especial de la Guardia Civil como teniente y desarrollo de actividad profesional en el País Vasco en los Grupos Antiterroristas Rurales.

Mientras Fermín García estaba entre Lazarote y Fuerteventura, el hoy teniente general del Cuerpo de la Guardia Civil, Francisco Díaz Alcantud, era quien dirigía la seguridad en Fuerteventura.