Acticvidades de restauración en el Museo Briátnico con documentos antiguos
Acticvidades de restauración en el Museo Briátnico con documentos antiguos - R.L.P.

Las cosas de Canarias que hay en el Museo Británico

Hay manuscritos que narran parte de la historia de Teror, en Gran Canaria, asi como de La Orotava (Tenerife) y documentos sobre la misteriosa isla de San Borondón

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Hay legado de las islas Canarias que se guarda fuera de España. Desde momias isleñas en Edimburgo a diversos manuscritos depositados en el Museo Británico de Londres, que en enero de 2019 cumple 260 años de su apertura. Toda esa presencia de las islas tiene su origen en los puertos de Canarias.

La existencia de documentos de Canarias es producto del interés del primer presidente de la institución, Richard Lambert, por colocar en el área de Bloomsbury, en Londres, donde se encuentra, esos trozos de la historia del archipiélago por los intereses británicos en sectores como el vino, el tabaco o el azúcar. En síntesis: además de libros sobre las formas de hablar de los canarios hay mucho sobre las relaciones comerciales y políticas.

Entre otros bienes, consta una carta de Guillermo III al Conde de El Palmar, gobernador de Canarias, en la que le pide que ponga en libertad al cónsul británico, Edmund Smith, procesado por la Inquisición. Tiene fecha del 30 agosto 1700 y está escrita en latín. Guillermo III de Orange mandó a las islas un par de buques de guerra a buscar a su diplomático.

La Orotava y Teror, en el Museo Británico

Existe un escrito sobre antiguas excursiones de jesuitas a Canarias por orden de San Francisco de Borja del año 1512. Hay documentos que narran acontecimientos como las peleas vecinales por la puesta en marcha de un colegio de La Orotava así como datos de la isla de San Borondón, que creían que existía.

Hay una crónica guardada llamada «Breve Noticia de la Imagen de Nuestra Señora del Pino de Gran Canaria» dedicado «a la misma Reina de cielos y tierra, en todos sus instantes de su Concepción Purísima y siempre Inmaculada». Esa mención es de 15 de agosto de 1725. El autor pertenecía al «Convento de Nuestro Señor Padre San Francisco de la Ciudad de Canaria».

Sobre la derrota de Nelson en Tenerife, en el Museo Británico se custodia actas y órdenes de Nelson, correspondencia con el general Gutiérrez, partes de la batalla, relación de heridos y muertos entre 20 y 27 de julio de 1797.

Impuestos

Del año 1608, entre otros, hay una carta sobre la queja de la Embajada del Reino Unido en Madrid por la tasa del 30% que se impuso a los británicos que transitaban por las islas.

Dicha imposición se considera en la misiva como «abusiva» a los mercaderes ingleses en Canarias. De enero de 1667 hay una cédula real española sobre ventas de tabaco de Canarias y donde se menciona que se deberán aplicar impuestos a «todos los gastos secretos».

Hay documentos sobre expulsiones de no católicos de Canarias dadas por el comandante general del Archipiélago el 27 de mayo de 1729. El marqués de Vallehermoso instaba a que «deberán salir de Canarias, en término de dos meses, todos aquellos que no profesen la religión católica, debiendo estar el tiempo indispensable los que vengan a comercial».

En esos papeles, también se ordena que los buques que cargan en La Orotava deban ir a Santa Cruz de Tenerife a ser revisados. En 1729, Londres protesta. Y se responde que se estudiará su queja.