Javier Lambán, durante su intervención en el acto institucional de San Jorge
Javier Lambán, durante su intervención en el acto institucional de San Jorge - ABC
Política

Lambán reivindica la unidad de España mientras pide reforzar el autogobierno de Aragón

«La autonomía le ha sentado a Aragón de maravilla», afirma el presidente regional y candidato socialista

ZaragozaActualizado:

El presidente de Aragón y candidato a la reelección por el PSOE, Javier Lambán, ha reivindicado la unidad de España «como bien político superior» almismo tiempo que ha pedido reforzar el autogobierno de esta comunidad autónoma. Lambán hizo estas afirmaciones durante su discurso oficial con motivo de San Jorge, en el mismo acto en el que entregó el Premio Aragón al fiscal del juicio del «procés» Javier Zaragoza.

Tras elogiar la labor que está desarrollando la Fiscalía en el juicio contra la cúpula del golpe independentista que tuvo lugar en Cataluña en septiembre y octubre de 2017, Javier Lambán se dedicó también a defender el modelo autonómico y los autogobiernos regionales en el marco de la unidad de España.

Sobre el juicio del «procés», Lambán dijo públicamente que el equipo de fiscales del que forma parte Javier Zaragoza «estáis a una altura que nos enorgullece a todos los españoles». «No sé cuál será el resultado final del juicio, pero sabed que desde el ámbito de la política contemplamos con mucha admiración lo que estáis haciendo», afirmó Lambán, quien elogió la función constitucional que ejerce la Fiscalía como garante de la legalidad: «No se me ocurre misión constitucional, patriótico y ética como esta que todos y cada uno de los fiscales de España tenéis encomendada», declaró el presidente aragonés y líder regional del PSOE.

Lambán puso incluso a la Fiscalía como «ejemplo absolutamente impagable» para los políticos españoles que, en su opinión, deben «reencaminar» su labor tras «muchos años» en los que «no ha rendido al país los servicios que se le requieren». Se refirió, en concreto, al «fallo imperdonable de la política» cuando no fue capaz de hacer frente con eficacia a la crisis económica, a las desigualdades que generó y que acentuó. Afirmó que la política hizo gala de una «mala gestión» de los problemas del país, y que eso es lo que ha generado «una serie de patologías en nuestra democracia, como la extrema derecha, los populismos de todo» que azotan al sistema democrático, entre las que citó al propio independentismo, «la extrema derecha o los populismos».

Tras reivindicar «la unidad de España como bien político supremo», exigió «el cumplimiento de nuestro Estatuto de Autonomía en todas y cada una de sus prescripciones». Según Lambán, «después de siglos en los que Aragón fue ignorado por el poder centralista de Madrid, después de siglos de postración, la recuperación del autogobierno nos ha sentado de maravilla».

Aprovechó también para reclamar un nuevo modelo de financiación que le garantice a Aragón más dinero del Estado, y ligó esto como condición imprescindible para poder combatir la despoblación del medio rural. «Despoblación y financiación son dos caras de una misma moneda» porque –dijo- no se puede combatir el desierto demográfico sin una «financiación que contemple el coste real por habitante de los servicios públicos», al ser más costoso prestarlos en territorios con altos niveles de dispersión y de envejecimiento demográficos.