Juan Ramón Lucas entrevista a Zapatero - EFE

Zapatero: «Vamos a entrar en unos meses mejores para el empleo»

El presidente del Gobierno ratifica que «el objetivo es agotar la legislatura», aunque asume que él ha sido el «principal responsable de la derrota del 22-M». Presume de actuación correcta en la «crisis de los pepinos» frente a la «lentitud» de la Comisión Europea

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dado otra entrevista en el Palacio de La Moncloa a la Radio Pública (RNE) donde ha conocido en tiempo real el último dato del paro correspondiente al mes de mayo, que cae en algo más de 79.000 personas. La primera reacción del jefe del Ejecutivo ha sido la de dar como «positiva» la cifra, que «confirma -a su juicio- lo que ha venido diciendo el Gobierno» y ha significado este dato como el inicio del punto de inflexión para el crecimiento de la economía española. «Vamos a entrar en unos meses mejores para el empleo», ha certificado el presidente socialista, que asegura que su objetivo es «terminar la legislatura». Preguntado por si la terminaría «en cualquier circunstancia», como la posible suspensión del apoyo del PNV a los próximos Presupuestos Generales del Estado, Zapatero se ha limitado a reiterar que su «objetivo» es agotar la segunda legislatura y hacer los «esfuerzos necesarios» para conseguir el respaldo de la Cámara Baja a las cuentas estatales. En materia económica, Zapatero se ha explayado con el buen dato del paro que se ha conocido esta mañana y que augura «meses de confianza en la economía española». Ha manifestado: «Ya estamos en crecimiento económico» para calculra que el crecimiento a finales de este año 2011 será de un 1%.

EFE 
EFE 

También ha sido interpelado por el director del espacio «En días como hoy», Juan Ramón Lucas, acerca de la batería de medidas de austeridad y transparencia adelantadas ayer por Mariano Rajoy para las autonomías que se dispone a gobernar el PP. «Tendrán toda la colaboración del Gobierno de España para ese ejercicio de contención en el déficit» autonómico, ha incidido Zapatero, aunque ha cargado contra su oponente político porque le hubiera gustado «escuchar esfuerzos en lograr acuerdos» en lugar de presentarlo de forma unilateral. En opinión del jefe del Ejecutivo, «programáticamente Rajoy no dijo nada», más bien fue una rueda de prensa en Génova para «celebrar los resultados electorales» del pasado 22 de mayo, pero echó en falta Zapatero una llamada al Ejecutivo, porque «la concertación se una tarea colectiva».

«El 22-M no fue una jornada alegre, sino la traducción de la acción de Gobierno»

Tampoco ha tenido problemas en admitir: «Ya me he recuperado del 22-M. No fue una jornada alegre, en efecto, son unos resultados malos sin paliativos, pero he sido muy consciente de que las decisiones de las acciones del Gobierno, tomadas por la necesidad de España y de su futuro, tendrían un coste para el PSOE. Es la cara de la responsabilidad política». Zapatero ha atribuido al paro y las medidas económicas el «batacazo» electoral del PSOE, ya que «sabía que encarar la crisis económica más grave de la historia de la democracia en Españaconllevaría una traducción en términos políticos». «Me siento el principal responsable de la derrota del 22-M», ha afirmado y ha asumido tales culpas para ser «honesto» con sus compañeros de partido.

«La Comisión Europea ha estado lenta»

El presidente del Gobierno ha sido tajante al defender que su equipo ha actuado de forma «rápida y correcta» ante la llamada «crisis de los pepinos», abierta en falso por Alemania, «gravemente por parte de sus autoridades», ha criticado, contra los productos españoles. No tanto así la Comisión Europea, que «ha estado lenta» hasta que finalmente ayer levantó la alerta sanitaria que vetaba el pepino producido en España. Desde el pasado jueves, en Moncloa, el presidente ha contextualizado una serie de reuniones para abordar «la estrategia» a seguir para defender el pepino español. Según el dirigente leonés, no se tardará en «la reparación y la vuelta» de la imagen del producto español, pero su Ejecutivo pedirá a Bruselas las acciones oportunas para ello. Ha censurado contundentemente todos los intentos de «politizar» esta crisis para echársela también a la espalda del Ejecutivo que pilota, intentos que ha tachado de «absolutamente injustos». «El Gobierno ha actuado con rapidez, con apoyo al sector hortofrutícola y ha sido muy exigente ante la Unión Europea (UE)», ha presumido Zapatero.

efe 
efe 

En un alarde de autocrítica, el secretario general del PSOE, en bicefalia con Alfredo Pérez Rubalcaba como el candidato más seguro a las elecciones de 2012, ha considerado que el fracaso en las urnas muestra que «muchos ciudadanos han entendido probablemente que el Gobierno adoptó medidas económicas que no se correspondían» con su ideario socialista, y ha ejemplificado la reducción en un 5% del sueldo de los empleados públicos. Pero «sin duda», Zapatero adoptaría idénticas iniciativas si se enfrentase a las mismas circunstancias. «Serán buenas para el futuro de España y si no se hubiesen tomado, estaríamos en una situación mucho más grave», ha aseverado.

El malestar del 15-M

«El 15-M es una expresión más del malestar de la crisis económica»

«Es una expresión más del malestar por la crisis económica». Ésta es la parte sustancial que atribuye Zapatero al movimiento del 15-M y las acampadas de «indignados» que han poblado, y siguen poblando España. «Los que primero pagan las crisis son los trabajadores», ha enmarcado el presidente, que ha querido desmentir en este punto la consideración extendida de que «el Gobierno ha dado a los bancos dinero a fondo perdido», cuando «no es así», ha negado. En contraposición, el líder del PSOE ha esbozado las «siete medidas» aprobadas para pedir un mayor esfuerzo fiscal a las rentas más altas, un extremo que «nunca se tiene presente». No obstante, ha aclarado que considera «dramática» la tasa de paro juvenil, pero ha querido matizar «la política de ayuda a los bancos, a los que el Ejecutivo ha avalado y respaldado». Ha defendido como contrapartida las garantías al Estado del Bienestar, con proteción al desempleo, que ha conseguido su Gobierno, a su entender.

El presidente presume de «celeridad y corrección» en la crisis de los pepinos

Sobre las peticiones del 15-M, que exigen entre otras cosas la reforma de la ley electoral, ha rebajado tonos a ese coro de exigencias y ha traído a la memoria la «gran participación» de los españoles en los últimos comicios autonómicas y locales. «La sociedad quiere una democracia representativa», ha colegido, al tiempo que ha juzgado que en todos los sistemas electorales hay «pros y contras», pero el resultado del funcionamiento en España durante las últimas tres décadas ha sido «positivo en términos generales».