Imagen de algunos de los objetos utilizados por los inmigrantes para cruzar la frontera - Guardia Civil | Vídeo ATLAS

Cal viva, excrementos y ácido: así han sido los últimos asaltos a la frontera entre España y Marruecos

La Guardia Civil denuncia el uso de estas «herramientas» por parte de los inmigrantes

Las últimas veces han acudido con mazas y cizallas para atravesar el vallado fronterizo

MadridActualizado:

A las 9.00 horas de hoy, más de 100 inmigrantes subsaharianos han atravesado la frontera que separa Marruecos de Ceuta dejando al menos siete guardia civiles heridos de diversa consideración en su mayoría por quemaduras. La Benemérita ha emitido al respecto un comunicado en el que lamenta lo ocurrido y denuncia las «herramientas» utilizadas por los inmigrantes en su intento por llegar hasta la ciudad autónoma.

«Para evitar que la Guardia Civil se acercara a la zona donde se estaba produciendo el intento de entrada irregular, los inmigrantes lanzaroncontra los agentes recipientes de plástico con excrementos, sangre,cal viva y ácidos», aseguran en su comunicado. «Como resultado de la violencia empleada, han resultado heridos de diversa consideración 7 guardias civiles que han tenido que ser asistidos en el Hospital Universitario de esta ciudad, siendo 2 de ellos dados de baja para el servicio por las lesiones sufridas».

El Cuerpo ha facilitado varias fotografías en las que muestran los utensilios utilizados por los inmigrantes. Entre ellos hay botellas (en las que habría «líquidos lesivos») y hasta mazas y cizallas con los que traspasar el vallado entre Marruecos y la ciudad autónoma.

Algunos de los objetos utilizados por los inmigrantes para cruzar la frontera
Algunos de los objetos utilizados por los inmigrantes para cruzar la frontera

La secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella, ha asegurado que este último asalto responde «a una escalada que venía 'larvándose' desde hace tiempo» debido al cierre de las puertas de salida de los emigrantes de África por el Mediterráneo más oriental y central. Según recoge la Agencia EFE, Botella sostiene que el Gobierno trabaja «en una alternativa a las concertinas», lo que no significa que vayan a desaparecer, sino que se busca «una alternativa en la configuración de una valla que puede ser mucho menos lesiva y mucho más efectiva en evitar los saltos».

Como consecuencia de la violencia empleada por los inmigrantes en los últimos asaltos, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) pide que se permita el uso de material antidisturbios, como escudos que puedan repeler los productos que arrojan contra ellos.

Esta asociación teme que, de no aportar estos medios a los agentes, sus vidas puedan llegar a correr peligro a pesar de que el Ministerio del Interior reforzó la plantilla de la Comandancia de la Guardia Civil de Ceuta con una veintena de nuevos agentes tras la entrada de los 602 inmigrantes del 26 de julio. A ello añadieron cinco vehículos de apoyo y un helicóptero con visión nocturna y base permanente en Ceuta.