Núria, Roberto, Ana y Rubén, víctimas del atetnado de Barcelona y Cambrils, ayer en Barcelonas
Núria, Roberto, Ana y Rubén, víctimas del atetnado de Barcelona y Cambrils, ayer en Barcelonas - Inés Baucells

Las víctimas de los atentados del 17-A: «Nos han olvidado. Que no utilicen el dolor ajeno»

Los afectados, que con pena volverán hoy a La Rambla, reclaman apoyo institucional

BarcelonaActualizado:

«Pedimos que sea un día de recuerdo y homenaje a las víctimas. Que las autoridades hagan una tregua de 24 horas y no usen el dolor ajeno para hacer política». Ayer, a las puertas del primer aniversario del 17-A, las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils agrupadas en la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por el Terrorismo (UAVAT) exigieron poder vivir este viernes sin polémica ni protagonismos políticos.

Con el dolor a flor de piel, los afectados denuncian haber sido «abandonados, engañados, ignorados e incomprendidos», como explicaba Ana Cortés, una testigo presencial de la matanza de La Rambla. «Salí corriendo de la zona hasta llegar a casa de mis padres y todavía sigo corriendo», narra. 365 días después todavía sufre ansiedad, insomnio y pánico y avisa a los políticos: «Ahora que volveremos a ser visibles, después de la foto con ellos, seguiremos teniendo necesidades que nos tienen que cubrir».

Rubén Guiñazu, herido grave en Cambrils, celebrará esta noche «un año de vida». Él fue acuchillado en la cara y, a pesar de que tuvo una buena recuperación, ha quedado con una discapacidad visual de por vida. Su pareja, Núria Figueras, herida leve, no solo sufrió por él, sino que además ha vivido un «pésimo peregrinaje» con la atención recibida. « El silencio administrativo es real, y es lo que más duele», sentencia.

En segundo plano

«Las víctimas fueron importantes hasta que por la situación política quedaron en el segundo plano. No se ha hecho duelo en la ciudad, no se ha asesorado bien a las víctimas. Están sufriendo las carencias de la administración», relató el coordinador de la UAVAT, Roberto Manrique. Entre sus demandas está la de modificar los requisitos para solicitar al ministerio del Interior el reconocimiento como víctimas del terrorismo, cuyos plazos de solicitud acaban ahora al cumplirse el año de la masacre. La UAVAT ha atendido desde febrero a 152 personas entre testigos directos, heridos físicos y familiares de víctimas, y ha tramitado 82 expedientes: 79 para obtener ayuda psicológica y 3 de indemnizaciones por daños materiales. Hasta ahora, solo nueve han sido concedidos.