Tardà llama «corrupto» al Constitucional en respuesta a la investigación de la Fiscalía

IVA ANGUERA DE SOJO | BARCELONA
Actualizado:

Los exabruptos del diputado de ERC Joan Tardà contra la Monarquía -el sábado cerró un acto político al grito de «muera el Borbón»- han llegado ya oficialmente a la Justicia. La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña pidió ayer a los Mossos un informe previo sobre el acto organizado por las juventudes de ERC en el que Tardà hizo las polémicas declaraciones. Una decisión a la que el diputado independentista respondía con un nuevo ataque al Tribunal Constitucional (TC).

En un apunte en su blog de internet para explicar su conversación con el presidente del Congreso, José Bono, Tardà aseguró que el TC es un órgano «corrupto» por su carácter «absolutamente partidista» y concluyó que está «deslegitimado para tocar ni una sola coma» del Estatuto catalán. Añadió que «los jueces están al servicio del pueblo y no al revés», tras recordar que el Estatuto fue «plebsicitado por el pueblo de Cataluña».

El diputado reiteró además sus explicaciones sobre el polémico grito: «Viva la república, muera el Borbón», su «significado histórico», porque fue utilizado en 1714 en la Guerra de Sucesión contra el Rey Felipe V, y lamentó la «descontextualización que los medios de comunicación de Madrid han hecho» de ello. Miente, porque ese grito de «muerte al Borbón» no es republicano, ya que iba seguido del «viva el Austria». Tardà se refirió también a la comprensiva respuesta de Bono ante sus declaraciones, después de que él mismo le llamara por «educación y por respeto institucional», para darle su versión de los hechos. Señaló «la ponderación» de Bono, que «no se ha dejado arrastrar por el aquelarre montado por la derecha nacionalista española». Sin embargo, el PSOE acusó ayer la presión provocada por su apoyo al polémico diputado independentista, al que el portavoz del Grupo Socialista, José Antonio Alonso, instó «al menos a pedir perdón» por los «excesos intolerables». Y reclamó al PP que retire los «insultos» dedicados a su partido al acusarle de mantener un «silencio cómplice» sobre las palabras del independentista.

Alonso consideró que Tardà debe pedir disculpas por haber arremetido con esas palabras contra una institución «respetada y querida» como la Monarquía y contra el «máximo intérprete de la Constitución» que, subrayó, tiene un «significado muy importante en el Estado de Derecho».

Críticas de Carod

La actuación de Tardà ha recibido críticas incluso de su propio partido. El ex presidente de ERC y actual vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, advirtió desde Japón -donde participa en el viaje oficial liderado por el presidente de la Generalitat, José Montilla- que no le ha gustado la nueva salida de tono de Tardà, ya conocido en las filas de ERC por su tendencia a los excesos verbales.

Carod reconoció haber «recibido con disgusto» la noticia del grito de Tardà, informa «El Periódico de Cataluña». Aunque rechazó comentar la actitud del diputado radical, el vicepresidente catalán reconoció que la afirmación de «muera el Borbón», «evidentemente no casa» con el modelo de partido «responsable y de gobierno» que el propio Carod-Rovira propugna en sus apariciones públicas, en las que rechaza la imagen de ERC como partido «antisistema».

El gobierno catalán, por su parte, dio ayer por superada la polémica sobre las declaraciones de Tardà, pese a la investigación abierta por la Fiscalía de Cataluña. En la comparecencia posterior a la reunión del Consejo Ejecutivo catalán, su titular de Interior, Joan Saura, aseguró que el Ejecutivo autonómico «da por cerrada la polémica tras las disculpas» solicitadas por Tardà a Bono.

Saura aseguró además que esta cuestión no formó parte de las deliberaciones del Gobierno catalán, pese a que la Fiscalía del TSJC ya había anunciado su intención de pedir a los Mossos el informe sobre el acto en el que se produjeron las polémicas declaraciones. Con la petición de este informe, el Tribunal ha abierto diligencias informativas, en las que también tendrá en cuenta las disculpas posteriores del diputado.