El excomisario Villarejo, en prisión preventiva en la «operación Tándem»

El sustituto de De Egea reimpulsa el «caso Tándem» con un «desfile» de imputados y testigos

Expectación sobre si García-Castellón compartirá el criterio de Anticorrupción sobre si Villarejo lidera una organización criminal

MadridActualizado:

El nuevo juez del caso Tándem, Manuel García-Castellón, ha recogido el relevo del procedimiento llamando a declarar a una docena de personas, entre ellas al excomisario José Villarejo, el ex director adjunto operativo de la Policía Nacional Eugenio Pino y el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) Enrique García Castaño. Se trata de las primeras diligencias que practica este magistrado después de coger las riendas del caso tras la marcha de Diego de Egea «por motivos personales».

Las citaciones se enmarcan tanto en la pieza de la «operación Kitchen», que permanece bajo secreto, como de la que gira alrededor del excomisario del aeropuerto de Barajas Carlos Salamanca, que vuelve a estar imputado en el caso después de que la Sala de lo Penal revocase la decisión de De Egea de archivar el procedimiento respecto a él.

Así, Pino y otro policía, el inspector Andrés Gómez Gordo, declararán en el marco de la pieza de «Kitchen», sobre los papeles sustraídos en 2013 al extesorero del PP Luis Bárcenas por encargo del Ministerio del Interior. García Castaño, conocido como «El Gordo», pidió permiso al anterior juez para poder declarar sin atenerse a la Ley de Secretos Oficiales sobre los supuestos pagos con fondos reservados que se hicieron al chófer de Bárcenas para obtener esos documentos y el Consejo de Ministros accedió luego a desclasificar los documentos sobre esa operación.

Precisamente fue el chófer del extesorero el primer citado en esta ronda de declaraciones. Sergio Ríos, que ya había sido llamado a declarar hace unas semanas, compareció ayer a petición propia, pero finalmente se acogió a su derecho a no declarar.

En cuanto a Villarejo, será citado a declarar como investigado también esta semana. Se da la circunstancia de que el excomisario fue llamado a la Audiencia Nacional el pasado mes de diciembre en relación a otra pieza de esta causa, en concreto la que investiga la denuncia de un empresario marbellí, pero no llegó a asistir alegando razones de salud. Pedía declarar por videconferencia en la prisión de Estremera, donde se encuentra en prisión provisional desde noviembre de 2017.

Discrepancias con los fiscales

Como ya informó ABC, la instrucción dirigida por De Egea ha estado marcada por sus discrepancias con los dos fiscales del caso. La gran desavenencia jurídica radicaba en que el juez no apreciaba organización criminal en la actuación de Villarejo y sus socios, lo que ha dibujado un relato muy diferente al que aprecia la Fiscalía Anticorrupción. El Ministerio Público considera precisamente que Villarejo colideró una organización criminal para conseguir y vender información confidencial valiéndose de su condición policial. A Villarejo, a quien situarían al frente de lo que se han llamado «las cloacas del Estado», también le atribuyen delitos de cohecho y blanqueo, indicios que le encaminan a un futuro juicio.

Los fiscales han recurrido algunas decisiones del magistrado, como el archivo de algunas piezas separadas, el carpetazo de la causa contra algunos investigados como el comisario Carlos Salamanca o el levantamiento del secreto de sumario.