Los acusados por el «procés» independentista, en el banquillo del Tribunal Supremo - EFE | Vídeo: EP

El Supremo permite que los acusados del «procés» porten el lazo amarillo en el juicio

Jordi Sànchez es el único encausado que luce el distintivo en el banquillo

MadridActualizado:

Todo importa. El tribunal del «procés» ha comunicado este miércoles que da permiso para que los líderes secesionistas acusados porten el lazo cruzado amarillo, el distintivo empleado en solidaridad con los propios presos de esta causa. El presidente de la Sala de Enjuiciamiento, el magistrado Manuel Marchena, ha respondido a la protesta del abogado de Vox y ha marcado el criterio que se mantendrá durante todo el juicio, que ha celebrado hoy su segunda sesión con la respuesta de las acusaciones a las cuestiones de forma de las defensas, alegaciones por la posible vulneración de derechos fundamentales.

«El Supremo hace suya la doctrina de Estrasburgo, con dos precedentes de Bosnia y Bélgica, que fueron condenados por no dejar usar símbolos religiosos», ha explicado Marchena, que ha añadido que los siete magistrados interpretan que el lazo es un símbolo ideológico «y no va a impedirlo». En las dos sesiones practicadas de vista oral, solo lo ha lucido Jordi Sànchez, el antiguo presidente de la Assemblea Nacional Catalana, que se enfrenta a 17 años de prisión acusado de rebelión en condición de promotor o jefe.

En sus explicaciones, el magistrado ha señalado que los abogados no pueden, sin embargo, llevar el lazo amarillo. Marchena ha explicado que el artículo 37 del estatuto de los abogados fija la vestimenta oficial y permitida para los letrados: «toga sin distintivo de ninguna clase salvo el colegial». Ha especificado Marchena que el tribunal no tiene ninguna «queja sobre la uniformidad» de los letrados en el juicio, ninguno de los cuales ha lucido el lazo amarillo ni ningún otro distintivo reivindicativo. Con esta precisión, y con una explicación exhaustiva, el tribunal ha salido al paso de una de las polémicas superficiales.

La cuestión la ha sacado al debate el letrado de la acusación popular de Vox, Pedro Fernández, que al inicio de su intervención ha denunciado que el lazo de Sànchez tiene una «carga política indudable». Por ello, el abogado ha solicitado al tribunal que fijase un criterio para saber cuál era la regla que seguir. Vox ha continuado rechazando las cuestiones previas de forma de las defensas, ha defendido la competencia del Tribunal Supremo y ha asegurado que al menos indiciariamente estamos ante un delito de rebelión.

El criterio del tribunal con los lazos amarillos ha sido coherente con el tono garantista de los siete magistrados en la causa y la forma cuidada de Marchena para dirigir el ritmo del juicio oral. Esta vista, histórica en la democracia española y que marcará la dimensión del desafío del secesionismo, se adentra mañana miércoles en el debate de fondo con el interrogatorio del líder de ERC Oriol Junqueras. La Fiscalía considera que las antiguas autoridades de Cataluña alentaron una insurrección para lograr la secesión fuera de la ley, y asumieron la violencia como un medio para lograr sus fines ilegales.