Los fiscales Javier Zaragoza (i) y Fidel Cadena, durante el juicio del «procés» - EFE | Vídeo: EP

Juicio del «procés», segunda jornadaLa Fiscalía, sobre el «procés»: «Aquí no se persiguen ideas sino comportamientos delictivos»

Los fiscales recuerdan a los procesados que el diálogo en democracia es posible, pero «no desde la imposición y al margen de la ley»

MadridActualizado:

«Decir que justicia criminaliza ideas que los acusados están siendo procesados por ideas políticas es una falacia de colosales dimensiones que debe ser proclamada a los cuatro vientos: nadie es perseguido por sus ideas, sino por sus acciones». Desde el primer minuto de su intervención, el fiscal del Tribunal Supremo, Javier Zaragoza, ha desmontado este miércoles el discurso victimista de las defensas del «procés» y ha dejado claro que si hoy hay doce líderes independentistas sentados en el banquillo es porque con sus acciones entraron en el terreno penal.

[ Sigue en directo la segunda jornada del juicio del «procés»]

Brillante y contundente en su discurso durante la segunda sesión del juicio por el intento de secesión, Zaragoza ha rebatido cada una de las impugnaciones de las defensas y ha recordado que todo diálogo es posible en democracia «siempre que se produzca en el marco constitucional; el dialogo desde la imposición y al margen de la legalidad no es aceptable en una sociedad democrática».

El veterano fiscal, quien en su momento defendió también desde estrados el alegato final en la acusación del 11-M, ha señalado que hay escritos de las defensas que «más que alegatos defensivos parecen libelos acusatorios». Hay procesados, ha dicho, que dan una visión distorsionada de los hechos con el fin de desprestigiar a la justicia española y sus instituciones y cuestionar la calidad democrática de nuestro Estado de Derecho». En definitiva, «se pretende transformar en víctimas a quienes han quebrantado orden constitucional y sentar en el banquillo al Estado».

Zaragoza ha recordado que la condición de político «no es una patente de corso» que justifique acciones delictivas. «El político está sujeto al mismo Código Penal que cualquier otro ciudadano, y el ejercicio de los derechos no justifica desobecer al TC, órgano clave en el sistema democrático, ni convocar a miles de ciudadanos para retener a una comisión judicial» ni abocar a los ciudadanos al enfrentamiento violento con las fuerzas policiales el 1-O.

Soberanía española

El contrataaque de la Fiscalía, cuyo discurso ha roto este miércoles la ficción que transmitió el alegato coral de las defensas, ha continuado con Fidel Cadena. Este representante de la acusación pública ha entrado de lleno en la cuestión de fondo de la crisis catalana y ha rebatido que los gobernantes catalanes puedan recorrer el camino de la secesión sin contar con el resto de España.

«No hay una soberanía del pueblo catalán, hay una soberanía del pueblo español. No pueden unos pocos decidir sobre lo que es de todos. Segovia no es solo de los segovianos ni Zaragoza solo de los zaragozanos», ha expresado el fiscal, encargado de rebatir las alegaciones de las defensas sobre derechos fundamentales materiales.

Cadena ha insistido en la tesis que lanzó Zaragoza al inicio de la intervención de la Fiscalía, de quien tomarán el relevo la Abogacía del Estado y la acusación popular de Vox en las próximas horas. «No se enjuicia una ideología independentista. A nadie se le pide que renuncia a su ideología», ha manifestado. El fiscal ha remarcado la generosidad de la Constitución española, que no establece límites al debate político y no exige la militancia: se pueden defender todas las ideas a través de los cauces legales.

Al rechazar que se persigan ideas, Cadena ha argumentado que lo que se enjuicia en este proceso es «un plan minucioso, orquestado y pluriconvergente» para la comisión del delito de rebelión, a través del que se creó una legislación paralela «con un cóctel explosivo de unilateralidad». El fiscal ha insistido en que los Mossos d'Esquadra «se ponen completamente al lado de la rebelión» y que el delito de rebelión no exige que se utilicen armas, «solo un alzamiento público y violento», lo que según el Ministerio Público sucedió a través del plan secesionista ilegal. Este delito, uno de los más graves del Código Penal, castiga a aquellos que declaren la independencia de una parte de España a través de un alzamiento público y violento. El debate sobre la violencia será esencial cuando comience el contraste de argumentos.

Al finalizar su discurso, Cadena ha reiterado la idea central de la Fiscalía. «Este el juicio del triunfo de la democracia, el triunfo del Estado de Derecho», ha concluido el fiscal. Cuando finalice el trámite de las cuestiones previas (relativas a asuntos de forma como la vulneración de derechos), el juicio se adentrará en el fondo del asunto con el interrogatorio de los acusados. El primero en declarar será Oriol Junqueras.