La investigación a OHL es una pieza separada de la operación Lezo, la trama del canal de Isabel II
La investigación a OHL es una pieza separada de la operación Lezo, la trama del canal de Isabel II - ÓSCAR DEL POZO
Pagos a políticos y a funcionarios

Los sobornos de OHL: «Si la pelota es muy gorda, muy gorda, viene un tío con un maletín a pagarla»

Los constructores, en las grabaciones intervenidas por la UCO: «Atizamos el 3,5% por la obra», «el tiqui tiqui» a cambio de «nuestro pastel». «La gente "na" más que quiere dinero»

MadridActualizado:

Las grabaciones halladas por agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en el domicilio del exdirector de Obra Civil de OHL, Paulino Hernández Ros, evidencian una operativa que consistía en el pago de sobornos a políticos y altos cargos a cambio de adjudicaciones de obras públicas y modificaciones en los contratos para obtener mayores beneficios.

El entonces ejecutivo de la constructora hablaba sin tapujos con superiores, subornidados y funcionarios, a los que grababa para guardar el material como «seguro de vida».

En uno de los archivos de audio, datado el 24 de mayo de 2007, Paulino Hernández charla con Abelardo Genaro, gerente de GIASA, la empresa de obras públicas de la Junta de Andalucía, al que le dice que el dinero negro se genera a través de facturas ficticias con «proveedores de confianza», y que es sencillo cuando las entregas son de «30 o 40 mil euros», pero que tiene «problemas» para trasladar en vuelos comerciales el dinero en efectivo destinado a las comisiones ilegales (Genaro era uno de los presuntos perceptores de las «mordidas»).

En ese contexto, Paulino Hernández relata a su interlocutor que «si la pelota es muy gorda, muy gorda, muy gorda, entonces hasta viene directamente un tío con un maletín, al conseguidor directamente a pagarla». Así consta en uno de los informes entregados por la Guardia Civil al juez de la Audiencia Macional Manuel García-Castellón, instructor del caso Lezo, en el que se encuadra la pieza separada que investiga los presuntos sobornos de OHL, 38,6 millones de euros entre los años 2004 y 2014, según la contabilidad B que guardaba otro directivo de OHL, Felicísimo Ramos, también intervenida en su domicilio.

«Estrategia de pagos»

En otra grabación, Paulino Hernández cuestiona «la estrategia de pagos de OHL», porque en ocasiones no se garantizaban el modificado de la obra adjudicada para aumentar la facturación: «Si tú me dices, bueno, dame un 3,5% pero voy a tener mi modificado y yo sé que la obra se me va a arreglar al final, pero si la obra no se me arregla al final, ¿qué pasa? Te he atizado yo un 3,5% aquí y la obra... a pelearme con el que venga. Me parece duro».

En otra grabación, en la que aparece Rafael Martín de Nicolás, exdirector general de OHL, este pregunta a Paulino Hernández: «Entonces, ¿cuánto tenemos que soltar, el 3,5 de cuánto?». «Era 1.300.000 o por ahí», responde Hernández. La cifra cuadra, ya que están hablando de una obra de «39 millones de euros aproximadamente». Quedan en pagar el soborno «antes de las elecciones» porque «este, el Antonio (Antonio Castro, entonces consejero de Infraestructuras del Gobierno de Canarias) puede ser candidato».

Una de las maneras en las que la trama se refería a las comisiones ilegales era «el tiqui tiqui»: «Claro, la relación ahora, el tiqui-tiqui se lo dan en Madrid», narra Paulino Hernández a otro ejecutivo de la empresa, refiriéndose a los pagos regulares que entregaban, presuntamente, a Manuel Bruno, subdirector general de Construcción de la Dirección General de Carreteras de Fomento en tiempos de Magdalena Álvarez. «La gente "na" más que quiere dinero», se queja el constructor.

Reparto de obras

En otro archivo, Hernández se queja de que «en España no puedes crecer», porque «nuestro pastel está asignado, tienes asignado un 3, un 5 o un 4% del volumen de licitación» y solo «podrás cambiar un poquitín». Se refiere a que las grandes constructoras se reparten las obras públicas y que es muy difícil obtener una porción de pastel mayor: «Nuestro jefe, Villar Mir, sabe un huevo. Yo quiero esta, esta, esta y esta. Como sabes las que van a salir, voy a negociar para que sean estas. Y a las demás voy porque tengo que ir, punto», dice el exejecutivo de OHL en otra grabación, refiriéndose a los concursos que se deben presentar a sabiendas de que no serán adjudicatarios, para fingir una falsa competencia.