El año que sentará al Chicle en el banquillo

Con la instrucción avanzada y, a espera de la repetición del informe forense, el juicio por el caso Quer se aproxima

Antes de sentarse en el banquillo por el crimen de Diana, Abuín será juzgado por el intento de rapto en Boiro

SantiagoActualizado:

Se cumple un año del hallazgo del cuerpo de Diana Quer, arrojado al pozo de una nave abandonada en Asados. Si los tiempos de la justicia siguen su curso y la instrucción no se ralentiza -la acusación pidió la repetición y ampliación de la autopsia, una petición aprobada el pasado septiembre- lo más probable es que el autor confeso del crimen, José Enrique Abuín «Chicle», se siente en el banquillo a lo largo de este 2019. Las explicaciones sobre por qué secuestró a Diana y la introdujo en su maletero y qué hizo con ella en el interior de la fábrica abandonada las deberá dar el Chicle ante un jurado popular que podría tener la llave de la prisión permanente revisable.

Antes de que el caso Quer enfile el principio del fin, Abuín deberá responder por otra de sus presuntas fechorías. Se trata del rapto de una chica en Boiro que, hace ahora un año, desencadenó la detención del Chicle y ayudó a dar con el paradero de la madrileña. Con la instrucción de este caso ya finalizada y a espera de fecha para la vista oral, la titular del Juzgado de Instrucción y Primera Instancia número 2 de Ribeira considera que los hechos ocurridos en la Navidad del 2017 son, presuntamente, constitutivos de los delitos de agresión sexual y detención ilegal, ambos en grado de tentativa.

De demostrarse que el Chicle trató de llevarse a la joven en su coche para después violarla -mismo modus operandi que con Diana- el acusado se enfrentará a una pena de 16 años de prisión. En el caso Quer, aún en fase de instrucción por la complejidad de las pruebas forenses, tanto la acusación particular como la Fiscalía manejan solicitar la pena máxima que contempla el Código Penal español. Es decir, la prisión permanente revisable. Se abrazan a que el asesinato fue cometido tras la comisión de un delito contra la libertad sexual, por lo que probar que la joven de Pozuelo fue violada esa madrugada será crucial para poner al Chicle contra las cuerdas y desmontar sus supuestas contradicciones.

Un informe clave

De volver a analizar las huellas que esta supuesta agresión pudo dejar en el cuerpo de Diana, pese a los 500 días que median entre la muerte y la recuperación del cadáver, se encarga el prestigioso médico José Blanco Pampín, jefe de Patología Forense del Instituto de Medicina Legal de Galicia. Fue la familia de la víctima la que solicitó que este experto -de baja laboral cuando se encontró el cuerpo- revisase las conclusiones del informe forense por entender que esta diligencia podía dar más de sí.

También peleó la acusación particular por una reconstrucción del crimen a la que Abuín solo accedió coincidiendo con un cambio de abogado, que también lo llevó a declarar ante el juez por primera vez meses después de su encarcelamiento. En ambas circunstancias el acusado se aferra a que la chica lo sorprendió robando gasolina de los camiones de los feriantes y sobrevino un forcejeo que acabó con una «muerte accidental». En las sucesivas versiones que Abuín lleva un año aportando desde su sonada detención el 28 de diciembre del 2017 nunca ha introducido el móvil sexual, una motivación que explicaría no solo estos dos sucesos sino otro fantasma de su pasado que ahora asoma de nuevo.

La sombra de la violación

Y es que, cuando a Abuín se le empezó a caer la careta como causante de la desaparición de Diana, otras acusaciones volvieron a cobrar forma. En concreto, la denuncia por violación que la hermana de su mujer interpuso cuando aún era menor de edad y que ante el expediente del sospechoso la juez de Noia volvió a reabrir el pasado abril «al ver similitudes en el modus operandi entre estos hechos y otros atribuidos al mismo sospechoso». Además, ahora se cuenta con testigos que nunca llegaron a declarar en sede judicial en relación a estos hechos. Si estas acusaciones encuentran fundamento, ésta sería la tercera acusación por delito sexual contra un presunto criminal ya en el tiempo de descuento.