Pedro Sánchez, presidente del Gobierno - EFE

Sánchez intenta escabullirse de su tesis con un debate del Estado de las Autonomías

El PP avisa de que creará una comisión de investigación para que aclare su trabajo doctoral, como prometió

«El presidente va a comparecer para explicar la política general donde se le podrá preguntar de todo», justifica Calvo

MadridActualizado:

El Gobierno y el Senado han marcado este martes rumbo de colisión. Pedro Sánchez ha confirmado hoy, por medio del secretario de Estado de Relaciones para las Cortes, su negativa a comparecer en la Cámara Alta por su tesis el 23 de octubre en el Senado, insistiendo en que se trate de «política general». Poco después, Moncloa ha anunciado su deseo de convocar un debate sobre el Estado de las Comunidades Autónomas.

El Ejecutivo había señalado esa fecha como disponible en la agenda del presidente para acudir al Senado, pero como informó ABC se resistía a someterse a un monográfico sobre su trabajo doctoral, sobre el que este diario sigue destapando fragmentos plagiados de otros informes y autores.

El PP, con mayoría absoluta en el Senado, dio por hecho que Sánchez estaba obligado a comparecer por su tesis, pero Moncloa asegura que el presidente no puede ir forzado, y esperaba a pactar una comparecencia sobre «política general» que camuflara las preguntas de la oposición sobre su trabajo universitario.

La vicpresidenta, Carmen Calvo, ha justificado la negativa de Sánchez a la Cámara Alta porque no lo exige así el reglamento. «Jamás ha venido el presidente obligado al Pleno de la Cámara. Nunca». Históricamente, Gobierno y Parlamento se ponen de acuerdo para fijar las comparecencias, cruzando agendas pero según el orden del día que establezca la Junta de Portavoces y aprube la Mesa. En este caso, Moncloa no aprueba la intención del Senado de hablar solo de la tesis de Sánchez, que considera un tema privado.

Pero hasta Podemos ha recordado hoy en el Senado que el artículo 110 de la Constitución obliga al ejecutivo a dar explicaciones ante el Paralmento cuando se le requiere. Sin más concreción, se indica que «las Cámaras y sus comisiones pueden reclamar la presencia de los miembros del Gobierno.

Fuentes parlamentarias aseguran a este diario que el presidente de la Cámara, Pío García-Escudero, dirigirá en los próximos días a Moncloa un escrito recordando al presidente la obligación de atender a la solicitud de comparecencia aprobada por la Mesa del Senado.

Bomba de humo

Mientras tanto, el Gobierno ha contraprogramado los planes del PP anunciando hoy la solicitud de convocatoria de un debate sobre el Estado de las Comunidades Autónomas para el primer trimestre de 2019. Según el reglamento, esta sesión debe hacerse cada año, pero solo se han celebrado tres ediciones, en 1994, 1997 y 2005.

En la práctica, se trata de un debate largo y tedioso en el que el presidente del Gobierno, los presidentes autonómicos y los senadores pueden tomar la palabra para abordar cuestiones de política regional. Ante su inoperancia, PP y PSOE pactaron en su día reconvertir ese debate en la Conferencia de Presidentes Autonómicos, habiéndose celebrado la última en enero de 2016.

Con esta jugada, Sánchez intenta así escabullirse de la comparecencia monográfica sobre su tesis doctoral, pese a que hace días se comprometió a acudir al Senado para ello.

La vicepresidenta ha confirmado la intencionalidad última de esa convocatoria. «El presidente va a comparecer y ha pedido comparecer para explicar la política general donde se le podrá preguntar de todo. Y lo hará en la Comisión General de Comunidades Autónomas», ha precisado ante los periodistas en los pasillos de la Cámara Alta.

Comisión de investigación

«Es una vergüenza democrática», ha denunciado el portavoz del PP, Ignacio Cosidó. «¿Qué tiene que ocultar el presidente del Gobierno?», se ha preguntado tras celebrarse la reunión de la junta de portavoces en el Senado. Los populares avisan de que crearán una comisión de investigación si el presidente mantiene su «desacato» a la Cámara.

«El objeto de la comisión será conocer la verdad sobre su tesis, si ha mentido, si existe plagio y hay un engaño al conjunto de los españoles. De una forma u otra vendrá a esta cámara sobre su tesis doctoral por mucho que se resista», ha advertido Cosidó, cuyo partido cuenta con mayoría absoluta en el Senado.

En paralelo, Ciudadanos ha anunciado hoy que solicitará la creación de una comisión de investigación sobre la tesis del presidente en el Congreso.

El PSOE se justifica

«Han intentado forzar el traer al presidente a rastras y de las orejas», ha denunciado el portavoz socialista en el Senado, Ander Gil, quien ha justificado el portazo de Moncloa porque no existen precedentes. «Este Gobierno no acudirá ni de la solapa, ni de las orejas ni a rastras al lodazal que el PP quiere convertir esta casa», ha avisado Gil, quien ha acusado al PP de «manosear» la institución y de usarla para «vengarse» de la moción de censura que ganó Pedro Sánchez.

Según Gil, Mariano Rajoy no compareció ni una sola vez en el Senado en los siete años en que fue presidente, y ha ratificado que el jefe del Gobierno está dispuesto a acudir al pleno de la Cámara Alta para hablar, a petición propia, de política general, como ya hizo en su día José Luis Rodríguez Zapatero, pero no ha dado fechas.

Falta a su palabra

Sánchez se comprometió durante una comparecencia en Austria a acudir al Senado si el PP, con mayoría en la cámara, lo demandaba. Pero ahora el PSOE quiere evitar una comparecencia específica al respecto.

La número dos del PSOE, Adriana Lastra, se ha amparado en el reglamento del Senado para defender que «no existe nada que obligue al presidente a acudir a una comparecencia en concreto, informa Víctor R. Almirón. «Las comparecencias de los miembros del gobierno son en comisión. Lo que está haciendo el PP es pervertir el reglamento», ha añadido.

Lastra ha justificado que «el presidente se ofreció la semana pasada de que podía comparecer ante el Senado en un pleno de política general y ahí cada grupo puede preguntarle lo que quiera, pero al PP no le interesa que vaya a hablar de lo que este gobierno está haciendo».

La vicesecretaria general del PSOE ha acusado al PP de «saltarse las normas» y ha insistido en que el presidente «comparecerá en el Senado para hablar de política general y allí el PP le puede preguntar de lo que quiera. Pero eso no lo quiere el PP. Lo que no quieren es hablar de política en general. Quieren atacar la honestidad del presidente del gobierno».