Mariano Rajoy, expresidente del Gobierno - EFE | Vídeo: ATLAS

Rajoy solicita la asignación anual que le corresponde para tener oficina, coche oficial y seguridad

No cobrará la indemnización por cese al ser incompatible con su sueldo como registrador de la propiedad

MadridActualizado:

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha solicitado al Ministerio de la Presidencia la asignación anual a la que tiene derecho con el fin de cubrir los gastos de mantener una oficina, un coche oficial y personal de seguridad.

Como informa el portal «Maldito bulo», Presidencia admite que «ningún expresidente ha renunciado a la dotación y Mariano Rajoy la ha pedido», y de momento está «pendiente de tramitación».

Desde 1992 rige un decreto que regula el Estatuto de los expresidentes del Gobierno y que actualmente afecta, además, a Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

Rajoy podrá disponer de una especie de oficina de representación a cuyo servicio se adscribirán dos puestos de trabajo, uno de nivel 30 y otro de nivel 18, que serán cubiertos, a su propuesta, mediante el sistema de libre designación.

Este personal, que se incluirá en la relación de puestos de trabajo correspondientes a la Presidencia del Gobierno, tendrá la consideración de «personal eventual de gabinete» y, si fuesen funcionarios, pasarán a la situación de servicios especiales.

Además, se le facilitará una dotación para gastos de oficina, atenciones de carácter social y, en su caso, alquileres de inmuebles, en la cuantía que se consigne en los Presupuestos Generales del Estado.

Así, en los Presupuestos de 2018 recién aprobados se incluye una partida de 223.740 euros a repartir entre todos los expresidentes, lo que hasta ahora representaba unos 75.000 euros al año por cabeza para Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

Igualmente, se deberá poner a disposición de Rajoy un automóvil de representación con conductores de la Administración del Estado, los servicios de seguridad que el Ministerio del Interior estimen necesarios, y disfrutará de «libre pase» en las compañías de transportes terrestres, marítimos y aéreos regulares del Estado.

Cuestión distinta es la pensión o indemnización por cese a la que tienen derecho todos los altos cargos, que asciende al 80 por ciento del sueldo por un tiempo máximo de dos años. Esa indemnización es incompatible con cualquier otro ingreso público y, por lo tanto, con el sueldo de registrador de la propiedad de Rajoy.

Según el estatuto de los expresidentes, estos gozarán siempre «de la consideración, atención y apoyo debidos a quienes han desempeñado este cargo». Por eso deben ser tratados como «presidente», ocuparán un lugar protocolario especial en los actos institucionales y cuando viajen al extranjero podrán contar con apoyo diplomático de las embajadas.