Rajoy, «el Aznar del "todo va bien"», Rivera, «el chicle de MacGyver» y otros personajes de Iglesias

El líder de Podemos ha hecho referencias a personas y «personajes» de todos los ámbitos

ABC.es
MadridActualizado:

Pablo Iglesias ha tenido en respuesta al discurso de investidura duras críticas para Mariano Rajoy («el Aznar del "todo va bien"») y para Albert Rivera («el chicle de MacGyver»). No ha ocurrido lo mismo con Pedro Sánchez ni con su partido, para quien no ha lanzado críticas tan directas. De diferentes épocas y ámbitos, las referencias han sido constantes durante sus diez páginas de discurso (disponible aquí).

Es a Mariano Rajoy a quien le dedicaba la mayoría de los improperios. «Ayer sonaba usted al Aznar del "España va bien". El problema es que su idea de España deja fuera a la gente», le decía. Y se acordaba del «fundador del Partido Socialista» (su tocayo, Pablo Iglesias) para decir que merecer el odio de los que «envenenan» al pueblo es la mayor de las honras. «Tenemos la suerte de que los poderosos cada día nos honren».

«Usted representa a un partido fundado por ministros de una dictadura, cuya fundación de pensamiento se llamó durante años Cánovas del Castillo, una respetable figura que despreciaba el sufragio universal», ha dicho Iglesias en alusión a los orígenes del Partido Popular.

También ha recordado a diversos nombres, los relacionados con la corrupción en todos los partidos, para criticar que con la firma del acuerdo PP-Ciudadanos, dejarían de ser considerados delitos sus actuaciones. «Con su acuerdo ni Chaves ni Griñán, ni Lucía Figar, ni Salvador Victoria, ni Jaume Matas, ni José Luis Baltar, ni Bárcenas habrían tenido que dimitir», le ha espetado.

El chicle de MacGyver del régimen

Albert Rivera se ha llevado también diversas críticas y lo ha comparado con «el chicle de MacGyver del régimen», porque, en sus propias palabras, «vale para todo», aunque «le iba a decir que es la marioneta gatopardiana de las élites». «Me temo que la burbuja naranja se está desinflando y este intento fallido de investidura va a dejarles a ustedes ocupando el papel que les corresponde. Es lo que tiene el chicle de MacGyver… dura lo que dura…», ha añadido.

También ha evocado la figura de Adolfo Suárez. «Usted se ha declarado admirador de Adolfo Suárez y recuerdo que le citó en la última investidura en la que ustedes hicieron otro de sus "exitosos" pactos. Supongo que el Suárez que usted admira es el Suárez que fue presidente mientras le apoyaron Juan Carlos de Borbón y los poderes fácticos y que empezó a dejar de serlo cuando ya no les era útil y tomaba sus propias decisiones», le ha dicho a Rivera. «Ahora le va a tocar fijarse en un Suárez con más mérito: el que fundó el CDS en 1982. Porque me temo que, en el futuro, no va a jugar usted más papel que el que jugó el CDS».

No ha faltado en su discurso para Rivera tampoco lugar para la corrupción. «Por cierto, uno de los mayores colaboradores de aquel meritorio Suárez fue Mario Conde que, al parecer, le admira mucho a usted. Haría una pareja gloriosa con el señor Garicano», ha ironizado.

Para finalizar su intervención se ha acordado del pensamiento de Carlo Levi. «Yo pienso que el futuro tiene el corazón antiguo y que hay gestos que rinden homenaje a lo mejor de nuestra historia, de nuestra patria y de nuestros pueblos».