El abogado de Oriol Junqueras, Andreu Van den Enyde, en el juicio que se celebra en el Tribunal Supremo
El abogado de Oriol Junqueras, Andreu Van den Enyde, en el juicio que se celebra en el Tribunal Supremo - EFE

Los primeros interrogatorios del «procés» evidencian las divergencias en la defensa de los encausados

Forn se aleja del mitin de Junqueras en el Supremo, y entra en un cuerpo a cuerpo con los fiscales

MadridActualizado:

La puesta en escena ya hacia presagiar que la actitud de ambos ante el tribunal iba a ser diferente. Mientras Oriol Junqueras se acercaba sin papeles hacia la mesa desde la que habría de declarar, Joaquim Forn lo hacía cargado con una voluminosa carpeta repleta de informes. Mientras el exvicepresidente de la Generalitat optaba por contestar solo a las preguntas de su abogado, el que era consejero de Interior durante la consulta del 1-O aceptaba contestar también a las preguntas de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado. No así a la acusación popular, que ejerce Vox, a la que en este juicio, y en eso sí que coinciden las defensas de los doce procesados, quiere conceder el menor protagonismo posible.

La declaración de Junqueras fue relativamente breve al rehuir las cuestiones que querían plantear las acusaciones. Respondió en clave política, con un discurso más propio de un mitin o de una entrevista periodística –repleta de alusiones históricas y literarias, como en él es habitual– que de un juicio. Esto no sorprende atendiendo a la intervención que su abogado, Andreu Van den Eynde, hizo el martes en las cuestiones previas, con un contenido muy similar al que ayer expuso su patrocinado.

La estrategia del consejero de Interior fue bien distinta. Como se ha dicho, Forn entró en un cuerpo a cuerpo con el fiscal Fidel Cadena durante un pormenorizado interrogatorio en el que en no pocas veces echó mano de los apuntes que llevaba, repletos de subrayados y marcadores, para precisar cifras, fechas y otros datos relativos, sobre todo, al papel de los Mossos d’Esquadra durante el «otoño caliente» de 2017. Se prodigó en detalles respondiendo a su abogado, Xavier Melero. Van den Eynde no ve contraproducente estas divergencias. Muy al contrario, asegura que las diferentes estrategias son «complementarias». En lo que sí coincidieron ambos procesados fue en acceder a contestar en castellano. Podrían haberlo hecho en catalán, aunque sin la traducción simultánea, que les fue denegada. Tendría que realizarse de forma sucesiva, lo que hubiera ralentizado de manera notable el ritmo de las declaraciones.

Estas diferencias al abordar las declaraciones entre los líderes del «procés» previsiblemente se volverá a visibilizar en el resto de declaraciones, que se reemprenderán el martes. Según ha sabido ABC, la intención de los exconsejeros Jordi Turull y Josep Rull, y del líder de la ANC, Jordi Sànchez, es contestar tanto a la Fiscalía como a la abogada del Estado. Y hacerlo además en castellano. También vetarán a Vox.