ABC

¿Quiénes son los anónimos de Anonymous?

La organización de «hackers» informáticos defiende a Wikileaks, es antisistema, contraria a la Ley Sinde y apoya el movimiento del 15-M

teresa s. vicente
madrid Actualizado:

Profesión: piratas informáticos. Nombre: desconocido. Nacionalidad: la Red global. Lema: «Somos anónimos. Somos una legión. No perdonamos. No olvidamos. ¡Espéranos!» Del grupo Anonymous, rodeado de una aureola de misterio, solo conocemos su rostro de cartón: una careta de Guy Fawkes, el anarquista casi fantasmal del cómic «V de Vendetta». La organización ha saltado a la fama mundial por su apoyo a la causa de Wikileaks y por los fulminantes ataques a las webs de los poderosos del planeta: Sony, la SGAE y la Junta Electoral Central han sido algunas de las víctimas que se le atribuyen.

Como ellos mismos explican en la red social Twitter, no son un solo grupo y no tienen líderes centrales. «Anonymous eres tú, la gente. El poder es tuyo, la libertad es tuya», aseguran.

El grupo Anonymous no responde a un modelo clásico de organización. Frente a las estructuras piramidales de muchos grupos de acción y protesta, ellos funcionan de forma distribuida: se coordinan en internet, donde utilizan apodos para identificarse y marcan objetivos y fechas para sus ataques, según informa Diego Casado.

Tampoco pertenecen a ningún partido político, pero por los objetivos de sus ataques se les presupone una ideología antisistema. Han tumbado páginas web de bancos como el de BBVA, del Partido Popular en la Comunidad Valenciana y de gobiernos dictatoriales como el de Mubarak en Egipto.

Asimismo, diversos «sites» como los de los gobiernos Argelia, Libia, Irán, Chile, Colombia y Nueva Zelanda; Bankia o ENEL han sufrido sus ataques.

Su compromiso con Wikileaks y su fundador, Julian Assange, es otro de sus caballos de batalla. Tras el corte de crédito y transferencias a la organización de Assange, estos «hackers» políticos hincaron el colmillo a webs financieras como Mastercard, Visa y PayPal.

Los Anonymous españoles, cuya cúpula ha sido desmantelada este viernes por la Policía Nacional, han protagonizado varias reivindicaciones a pie de calle, fuera del anonimato de Internet. Vimos sus caretas el pasado 4 de marzo en una concentración contra la Ley Sinde en Madrid, el 13 de febrero en la gala de los Goya y en las concentraciones en la Puerta del Sol junto a miles de ciudadanos «indignados».