<a href="http://www.abc.es/fotos-espana/20110516/valencia-otros-miles-jovenes-1401423732227.html">En Valencia, otros miles de jóvenes protestaron contra políticos, banqueros y empresarios </a> - FACEBOOK
la ciberrevolución del 15-m

El «Pásalo» del 2011: miles de jóvenes se organizan en las redes para exigir cambios

En la resaca tras las protestas organizadas en 60 puntos de España, un grupo permanece acampado en el centro de Madrid hasta la hora del voto, el 22-M. Piden, «hartos», oportunidades laborales

MADRID Actualizado:

Todavía quedan, acampados en el epicentro de Madrid, medio centenar de jóvenes que encarnan lo que han denominado «un movimiento por hartismo». Están decidiendo si la «sentada» que se inició ayer por la tarde va a ser permanente esta semana, hasta la hora del voto, el próximo domingo. Y es que lejos de la pradera de San Isidro, «Democracia Real ya» logró congregar en la tarde del 15 de mayo a unas 15.000 personas en la Puerta del Sol y calles adyacentes, y no con ánimo de gozar de un día ventoso en compañía de unos amigos o tomar unas cervezas y "gallinejas" al aire libre. La marea estaba conformada por becarios, jóvenes precarios, hartos de sus hipotecas, de las ataduras de un trabajo sin futuro o de la falta de oportunidades para aspirar siquiera a esas ataduras. Exigieron un cambio político-social y aunque siempre hay algunos que quieren poner vallas al campo y torpedear acciones como ésta - el balance final fue de 24 detenidos y cuatro policías heridos en un enfrentamiento en los estertores de la concentración-, la protesta fue un éxito de participación dentro y fuera de la plaza. También en otros lugares de España, como León, Valladolid, Vigo, Granada o Sevilla.

Y el eco de esos gritos de «No somos mercancía en manos de políticos y banqueros» que verbalizaron miles de voces persiste en las redes sociales e internet, las mismas que sin carteles electorales se encargaron de granjear unas manifestaciones que, como poco, sirven para poner la puntilla (negra) a las promesas de empleo y actividades para los jóvenes que pronuncian estos días de campaña los políticos en sus mítines. Quieren un giro a la realidad. Así lo han evidenciado de nuevo esta mañana los jóvenes que desde las 9.00 horas de este «post15M» -como lo llaman en sus blogs y páginas de Facebook, donde han agrupado a más de 31.000 adeptos de todo el país- han formado una asamblea sentados en medio de la Plaza de la Puerta del Sol en aras de organizarse para los próximos días. Junto a ellos, otro lema, plasmado en una pancarta, «Lo queremos todo, lo queremos ahora», y consignas cantadas como «Millones de parados y ninguno callado».

No hay que echar a volar mucho la imaginación para que este movimiento surgido de manera espontánea hace unas cuantas semanas y que lleva uniendo esfuerzos para las concentraciones del 15 de mayo este último mes recuerde a la primera flash-mob importante surgida en España, el «¡Pásalo!» del 13 de marzo de 2004, que 48 horas después de un brutal atentado islamista y 24 antes de unas elecciones tumbó al Partido Popular. En esta ocasión, los jóvenes se manifiestan «indignados», «cabreados» y «hastiados» de la política del Gobierno actual, salpimentada por cifras como la de los 4.910.000 desempleados, y la que acuñan las entidades financieras, que no dan facilidades a quienes no poseen una nómina estable.

Y sin trabajo estable, no hay nómina, ni independencia, ni opciones claras de futuro... Es un círculo vicioso que ha terminado por hacer estallar una ciberrevolución que recogen medios como el estadounidense «Washington Post» y que bulle en Twitter (se mantienen como trending topics del día de la resaca «hashtags» como #15mani, #spanishrevolution y #acampadasol) con vídeos y fotos de las 60 concentraciones diseminadas por el país. La pregunta que más se repite en estas redes es la que deja Enrique Cantón en el muro del movimiento: «Es día 16, ¿y ahora qué?».¿Quién dijo que los jóvenes de este país no podían organizarse?