Pablo Crespo y su abogado, Miguel Durán
Pablo Crespo y su abogado, Miguel Durán - EFE

Juicio del caso Gürtel«Soy ciego y tengo derecho a que se me informe del documento sobre el que interrogan a mi defendido»

El número dos de la Gürtel niega que pagara «un céntimo» a políticos y rechaza que manejara una caja B

MadridActualizado:

El número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo, y su abogado han protestado este martes por la ausencia de documentos físicos en la vista oral que juzga las actividades de la supuesta red corrupta durante su primera etapa de vida. Crespo se ha negado a reconocer su firma en aquellos papeles que no se le exhiban, alegando la dificultad para fiarse de lo que le muestran en pantalla, en ocasiones confuso. Su abogado Miguel Durán, invidente, ha recalcado que la plataforma virtual utilizada en el juicio es «absolutamente inaccesible para personas ciegas».

Este problema técnico es «una causa de nulidad de libro», ha insistido el letrado, quien ha pedido a la Fiscalía Anticorrupción que comprenda su situación. «Soy ciego y tengo derecho a que se me informe del documento sobre el que se interroga a mi defendido», ha expresado Durán. Su tesis ha sido que esta situación «vulnera el derecho de defensa de manera clamorosa», razón por la que ha recomendado a su cliente que no reconozca ninguna firma ni documento.

Ante estas protestas, el presidente del tribunal del primer gran juicio a la trama Gürtel, Ángel Hurtado, ha explicado que la justicia aplica la filosofía de «papel cero», que consiste en la digitalización de todos los documentos para ahorrar costes y tiempo, y que se ampara en una norma vigente. Otros abogados de los acusados, como la defensa de Luis Bárcenas, se han sumado a la protesta.

Sobre el fondo del asunto, Crespo mantiene la misma estrategia que inició ayer, en su primer día de interrogatorio. El número dos de la trama ha negado que manejara la caja B que formó el cabecilla Francisco Correa, con la que se abonaban los sobornos a políticos y funcionarios, y que diera instrucciones a los subordinados de la trama. Siempre, eso sí, negándose a reconocer los documentos. «No puedo reconocerlo en estas condiciones, ni la hoja de costes ni la firma».

«Jamás he entregado un céntimo al señor Sepúlveda, jamás», ha respondido Crespo al mostrarle la fiscal unos apuntes en los que aparecen unas iniciales que supuestamente le señalan. «Ese tipo de relaciones con esas personas (en alusión a los antiguos alcaldes del PP corrompidos) las llevaba el señor Correa», ha argumentado el antiguo secretario de organización del PP gallego, para quien la Fiscalía pide 85 años y 6 meses de cárcel por ser la mano derecha del cabecilla.